El aumento del empleo se apoya en la precariedad y los bajos salarios

En el mes de abril continúa el descenso del paro registrado con una caída interanual de 6.571 desempleados que se acompaña con un aumento de la afiliación a la seguridad social.

Sin embargo además de seguir siendo preocupante la cifra de 94.434 parados, también lo es el avance del empleo basado en la precariedad, la temporalidad y los bajos salarios, así como el continuo descenso de la tasa de cobertura que deja sin protección al 45% de los parados y contribuye a aumentar los niveles de pobreza y exclusión social. El paro registrado en el mes de abril cae en términos interanuales en 6.571 desempleados.

Esta caída se acompaña de un incremento en la afiliación a la Seguridad Social de 4.829 personas, el 1,4% más que hace un año. Si bien sigue siendo inasumible unos niveles de paro de 94.434. No debemos olvidar además el efecto que sobre el descenso del paro está teniendo la caída de la población activa dentro de nuestra región. Cabe destacar el continuo descenso del paro en el sector industrial que en el último mes arroja el -17,2% en términos interanuales.

Por el lado contrario, destaca una vez más el mal comportamiento del colectivo de primer empleo, asociado mayoritariamente a los más jóvenes a quienes el mercado sigue negando la posibilidad de acceder a un trabajo lo que les empuja a un éxodo laboral en busca de un empleo, con lo que ello supone en términos de pérdida de capital humano cualificado y formado tan necesario para abordar una salida sostenible de la crisis.

Hay que destacar como a pesar de la reducción del paro y del aumento del empleo éste se apoya en el avance de la precariedad y bajos salarios, donde la tónica dominante sigue siendo la temporalidad. Así a lo largo del mes de abril el incremento de la contratación ha venido de la mano de los contratos temporales, mientras que los indefinidos retroceden. Con todo, el 92% de los nuevos contratos registrado han sido de naturaleza temporal.

A todo ello se une una nueva caída en la tasa de cobertura, una menor protección económica de los desempleados, donde el 45% carece de prestación. Todo ello está provocando un empobrecimiento generalizado de la población y un fuerte aumento de las desigualdades sociales. No es posible una salida de la crisis sin dignificar el empleo y los salarios y por lo tanto desde la UGT no podemos hablar de recuperación económica ni laboral mientras estos desequilibrios sigan avanzando.

No hay comentarios

Dejar respuesta

tres × dos =