Esta mañana nos hemos concentrado ante la sede de la asociación patronal asturiana FADE para exigir el desbloqueo de la negociación colectiva, ante el mantenimiento de la precariedad laboral, el paro juvenil y las problemáticas sociales pese a la mejora de los indicadores económicos.

En un comunicado leído por representantes del sector del comercio, uno de los más golpeados por la precariedad laboral y salarial, hemos llamado a la movilización para defender la negociación colectiva y forzar a la patronal a pactar salarios dignos.

El aumento del 2,3% del PIB en el 2016 no ha conllevado una mejora salarial. Los sueldos suben por debajo del IPC, el desempleo se reduce a un ritmo demasiado lento y además afecta especialmente a los jóvenes (43% de PARO juvenil), la precariedad laboral aumenta, se reduce la tasa cobertura de las prestaciones y más de 2,4 millones de pensionistas viven con 700 euros al mes. Todo ello pone de manifiesto que el crecimiento económico por sí solo no está dando respuesta adecuada a las necesidades de la mayoría de la población, que sigue sufriendo el impacto de la crisis y de las políticas de austeridad y devaluación salarial aplicadas en los últimos años.

Son imprescindibles actuaciones urgentes para rescatar a las familias y construir un modelo de crecimiento que reduzca el paro; que ataje la pobreza en sus múltiples manifestaciones; que sirva para sostener el modelo social recuperando la calidad perdida en la sanidad, la educación, la atención a la dependencia; que apueste por la industria y la innovación y la ciencia; y por un marco democrático de las relaciones laborales; que recupere la calidad del empleo, la negociación colectiva y el tratamiento del despido.

En un comunicado leído por representantes del sector del comercio, uno de los más golpeados por la precariedad laboral y salarial, hemos llamado a la movilización para defender la negociación colectiva y forzar a la patronal a pactar salarios dignos.

El aumento del 2,3% del PIB en el 2016 no ha conllevado una mejora salarial. Los sueldos suben por debajo del IPC, el desempleo se reduce a un ritmo demasiado lento y además afecta especialmente a los jóvenes (43% de PARO juvenil), la precariedad laboral aumenta, se reduce la tasa cobertura de las prestaciones y más de 2,4 millones de pensionistas viven con 700 euros al mes. Todo ello pone de manifiesto que el crecimiento económico por sí solo no está dando respuesta adecuada a las necesidades de la mayoría de la población, que sigue sufriendo el impacto de la crisis y de las políticas de austeridad y devaluación salarial aplicadas en los últimos años.

Son imprescindibles actuaciones urgentes para rescatar a las familias y construir un modelo de crecimiento que reduzca el paro; que ataje la pobreza en sus múltiples manifestaciones; que sirva para sostener el modelo social recuperando la calidad perdida en la sanidad, la educación, la atención a la dependencia; que apueste por la industria y la innovación y la ciencia; y por un marco democrático de las relaciones laborales; que recupere la calidad del empleo, la negociación colectiva y el tratamiento del despido.

No hay comentarios

Dejar respuesta

diecisiete − 4 =