La mejora del paro se ve ensombrecida por la amenaza de la tarifa eléctrica sobre la industria||El paro registrado en el mes de noviembre desciende en términos anuales en 5.062 desempleados

Se mantiene la tendencia a la baja del paro registrado con una nueva caída interanual de algo más de 5.000 personas. Esta caída del desempleo va acompañada de un ligero aumento de la afiliación a la Seguridad Social que refleja aún cierta debilidad en el proceso de creación de empleo. A esto hay que unir la mala calidad del empleo creado, con un fuerte predominio de la temporalidad, parcialidad y bajos salarios, así como una cada vez menor protección económica a los parados. Todo ello se traduce en una escalada de los niveles de pobreza y exclusión social, en un país donde tener un empleo ya no es razón suficiente para escapar de la pobreza. Además la nefasta política energética del Ministerio de Industria pone en peligro la continuidad de industrias clave en Asturias como es el caso de Alcoa.

El paro registrado en el mes de noviembre desciende en términos anuales en 5.062 desempleados. Esta caída se acompaña de un ligero incremento en la afiliación a la Seguridad Social de 700 afiliaciones más que hace un año.

Por otra parte, si bien es verdad que la reducción del paro se corresponde con un avance en la contratación del 8,5%, la nota dominante sigue siendo la temporalidad, donde el 92% de los contratos son temporales. A la temporalidad, la precariedad y los bajos salarios se une una menor protección económica de los desempleados, donde el 43% carecen de prestación.

Preocupa la situación de determinados colectivos donde el desempleo se hace crónico, como son los parados de larga duración, mayores de 45 años y jóvenes. Colectivos que han perdido la prestación económica por desempleo, que tienen cargas familiares y que se ven abocados al éxodo laboral en busca de una oportunidad de trabajo. Por ello, desde UGT estamos proponiendo planes de choque en el ámbito del diálogo social a nivel nacional que pasan por la mejora de las políticas activas de empleo y el mantenimiento de la protección social.

Destacar, por sectores, cómo sigue avanzando el paro entre los desempleados de primer empleo. Por el contrario, el proceso de creación de empleo parece afianzarse en el sector industrial. Un sector clave en la economía y el empleo regional pero que se está viendo amenazado por el problema de la tarifa eléctrica, como es el caso de Alcoa, donde el nuevo sistema de subasta eleva el precio de la energía y pone en peligro su continuidad en Asturias y con ello 750 puestos de trabajo. Pero esta problemática afecta a otras industrias importantes para la región como Asturiana de Zinc, Arcelor Mittal, cementeras, etc. Ante esta situación es necesario un pacto de estado donde se impliquen las administraciones y los agentes sociales y económicos para solucionar esta problemática que pone en peligro no sólo la permanencia de nuestras principales empresas sino que cercena la posibilidad de pensar en términos de futuro y hacer planes a un plazo más allá de cada trimestre cuando tiene lugar la subasta de la energía.

Asturias debe contar con unos presupuestos para 2015 con los que se impulse la actividad productiva, el empleo y la protección social.

No hay comentarios

Dejar respuesta

19 − 1 =