Whitelee Windfarm

Los datos de la contabilidad regional relativos al año 2017, hechos públicos por el INE, muestran una evolución muy favorable de la economía asturiana. Así, Asturias presentó una tasa de crecimiento de su PIB del 3,5%, superior a la media nacional (3,1%) y también por encima de la media europea (2,4%), y destacando como el segundo más alto del país tras Aragón con un 3,6%.

Analizando el comportamiento de las distintas ramas de actividad, se observa como el mayor crecimiento en la tasa de variación del PIB asturiano viene impulsado por la buena marcha de la industria, con una tasa de crecimiento del 6,4% (3,7% en España) y repuntando tras situarse en valores negativos en el año 2016 con una tasa del -0,5%. Por su parte, la industria manufacturera arroja una tasa de crecimiento del 5,7%. Estos buenos datos de la industria asturiana vienen a confirmar la positiva marcha que este sector venía presentando durante el año de acuerdo con el índice de producción industrial que cerró el año con una tasa de crecimiento del 11,8% (segundo más alto tras Murcia).

Destaca también positivamente el aumento de la importancia de la industria sobre la economía asturiana pasando de aportar el 19,3% al PIB en 2016 al 20,4% en 2017. No obstante, este peso se ha reducido en 0,8 puntos porcentuales en relación al año 2010.

A pesar de este buen comportamiento, el PIB per cápita en Asturias (22.046 euros) se situó un 11,8% por debajo de la media nacional (24.999 euros). Y destaca como el sexto menor del país.

El empleo total muestra un crecimiento interanual (2,5%), si bien todavía estamos por debajo de los niveles que existían en el año 2010. Se demuestra cómo la marcha de la economía lleva aparejado un proceso de creación de empleo, si bien desde la UGT seguimos poniendo el foco en la cada vez peor calidad de este empleo, en forma de una mayor temporalidad, rotación laboral y un uso abusivo del contrato a tiempo parcial. Esta escalada en la precariedad laboral, que sufren muchos trabajadores, hace que no se vean beneficiados por la buena marcha de los indicadores económicos y con ello muchos de ellos aún teniendo un empleo no consiguen escapar de la pobreza y la exclusión social.

Asturias presenta problemas en el presente año, que podrían influir negativamente en el ritmo de crecimiento, derivados de la prórroga presupuestaria en que está inmersa y que supone un retraso, derivado de la propia técnica presupuestaria en escenarios de prórroga y que se ve agravado dada la fragmentación del parlamento asturiano, en la puesta en marcha de forma ágil de medidas para reactivar la actividad económica y el empleo, además de garantizar la protección social. En este sentido desde la UGT nos preocupa la ralentización en el ritmo de funcionamiento que viene sufriendo la concertación regional.

No hay comentarios

Dejar respuesta

once + 3 =