La precariedad sigue siendo la nota dominante y las diferencias de género continúan ampliándose.

El empleo muestra una caída interanual de 5.400 ocupados menos (1,4%) y destaca como la mayor caída del país. A esto se une la fuerte pérdida de activos (6.000 activos menos que hace un año), por su parte el paro prácticamente se mantiene en los mismos niveles. A estos malos datos se unen otros desequilibrios estructurales, con la tasa de actividad más baja del país: 50,7% (más de 8 puntos porcentuales por debajo de la media española) y la tercera menor tasa de empleo (en torno a 6 puntos inferior a la media nacional). Así como los elevados niveles de temporalidad que alcanzan al 24% de los asalariados.

En UGT nos preocupan las fuertes diferencias de género existentes en nuestro mercado laboral, donde la situación de las mujeres lejos de mejorar continúa deteriorándose. Así, mientras el paro cae entre los hombres (8,7%) entre las mujeres aumenta un 7,6%. A lo que se une un mayor aumento del paro entre el colectivo femenino. Otro colectivo al que el mercado laboral continúa castigando son los jóvenes, con una tasa de paro entre los menores de 25 años por encima del 46% y destaca como la tercera más alta del país y la que más se incrementa en relación al año anterior.

Ante esta situación en UGT continuamos demandando un plan de choque por el empleo, para reducir el paro y crear empleo estable, de calidad y con derechos. A la vez que es necesario que en el ámbito de negociación colectiva se llegue a un acuerdo para que los salarios recuperen el poder adquisitivo perdido en estos años y con ello se impulse el crecimiento económico y se reparta la riqueza de manera equitativa. Asimismo, la mejora de los salarios conlleva mayores pensiones en el futuro y ello hace que aumenten los ingresos de la Seguridad Social lo que constituye una garantía para el sostenimiento del sistema público de  pensiones.

No hay comentarios

Dejar respuesta

12 + 7 =