Superada ya la cifra de más de veinte concentraciones conjuntas desde que en mayo de este año se adoptase el acuerdo de hacerlas por parte de las comisiones ejecutivas de UGT y CCOO Asturias, tuvo lugar este mediodía un nuevo acto de denuncia y muestra de dolor por los asesinatos machistas sucedidos recientemente en nuestro país. El de Jessica, ocurrido hace unos días, -una joven asesinada en Elda, que deja un niño de cuatro años- y el terrible asesinato de una niña en Alzira a manos de su padre como acto de crueldad contra la madre.

Son ya 50 mujeres y 5 hijos e hijas de éstas los asesinados en 2017 por violencia de género. UGT y CCOO de Asturias realizan concentraciones sistemáticas como medio para expresar el más contundente rechazo a la insoportable violencia contra las mujeres.

Una violencia que, como se explica en en manifiesto conjunto que ambas organizaciones han elaborado, es consecuencia de la desigual relación de poder entre hombres y mujeres, de la discriminación y de la ausencia de prevención, protección y derechos necesarios para combatir lo que constituye una flagrante violación de derechos humanos.

UGT y CCOO denuncian los recortes continuos en las políticas de igualdad del Gobierno del Partido Popular, y los déficits en el desarrollo, aplicación y evaluación de la Ley Orgánica 1/2004 de medidas de protección integral contra la violencia de género, y de la Estrategia nacional para la erradicación de la violencia contra la mujer (2013-2016).

Además, en el ámbito policial y judicial, ponen en evidencia el insuficiente número de juzgados de violencia de género, de unidades de valoración integral del riesgo, la falta de formación en materia de igualdad y contra la violencia de género de los profesionales y personal que atiende a las víctimas.

Por otro lado, la violencia contra las mujeres en el lugar de trabajo sigue siendo una grave y significativa violación de los derechos humanos. En todo el mundo, alrededor del 35 por ciento de las mujeres han sido víctimas de algún tipo de violencia. Además , en la Unión Europea entre un 40 y un 50 por ciento de las mujeres han sufrido insinuaciones sexuales no deseadas, contacto físico u otras formas de acoso sexual en el trabajo.

Sin embargo, sigue sin haber una norma legal mundial que aborde adecuadamente la violencia de género en el lugar de trabajo. En muchos países, el único medio de que dispone una mujer para reclamar justicia por la violencia sufrida en el trabajo es iniciando un largo y penoso proceso legal.

Para intentar paliar esta situación la Confederación Sindical Internacional (CSI) ha reclamado ante el Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), una norma específica que permita combatir la violencia de género en el lugar de trabajo. En ese sentido ambas organizaciones han solicitado al Gobierno de España que apoye la elaboración y desarrollo de dicha norma, que luego pudiera ser ratificada por los países a nivel mundial, y que tenga como objetivo ,entre otros, prevenir la violencia de género en el trabajo y apoyar a las víctimas garantizándoles derechos laborales y de seguridad social.

Finalmente, UGT y CCOO demandan la colaboración del conjunto de la sociedad y en particular de las distintas administraciones para erradicar cualquier forma de violencia sobre la mujer, con el compromiso de tolerancia 0 en cualquier ámbito vital.

Información de anteriores concentraciones

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

13 − seis =