Javier Fernández Lanero durante su intervención en la Convención.

El secretario general de UGT Asturias, Javier Fernández Lanero, apuntó esta mañana a las posibilidades de un “otoño caliente” si no se despejan asuntos de especial trascendencia para el sindicato como la exigencia de una transición energética justa o el desbloqueo de la importantes convenios colectivos en Asturias.

Fernández Lanero y Álvarez en la rueda de prensa.

Fernández Lanero compareció en rueda de prensa acompañado del secretario general de UGT, Pepe Álvarez, poco antes del comienzo de la Convención Anual de Delegados y Delegadas que, como viene siendo habitual, se celebró en La Torre (Llanera).

En su intervención, Fernández Lanero abordó las materias cruciales en este momento, y pidió a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera “respeto para este territorio y para sus ciudadanos”, lo que equivale a “una transición justa y negociada con los agentes sociales”. “No queremos negociar subsidios” afirmó el secretario general del sindicato en Asturias, que apostó por un mix energético en el que tenga cabida el carbón nacional.

También mostró su preocupación Fernández Lanero por el déficit en materia de infraestructuras que sufre Asturias y avanzó que ha pedido una reunión urgente de la Alianza por las infraestructuras para exigir conjuntamente al Gobierno que garantice los plazos establecidos en las obras pendientes de finalizar, vitales para la competitividad regional.

Fernández Lanero señaló otros dos puntos problemáticos para la actualidad asturiana, la amenaza de una segunda prórroga presupuestaria, aspecto en el que pidió responsabilidad a los grupos políticos para llegar a un acuerdo, y la necesidad de un modelo de financiación autonómica solidario “que tenga en cuenta las necesidades de cada comunidad y las particularidades, en el caso de Asturias la existencia de una población envejecida y dispersa”.

Pepe Álvarez.

Tuvieron tanto Fernández Lanero como Álvarez duras palabras hacia la patronal asturiana por querer desmarcarse del AENC con el consiguiente bloqueo de importantes convenios (Metal, Construcción, Limpieza, Hostelería, Minoristas de alimentación, etc.) que afectan a unos 120.000 trabajadores y trabajadoras.

En este aspecto, ambos pusieron de manifiesto la incongruencia de votar favorablemente por el acuerdo en la junta directiva de la CEOE para luego desvincularse del mismo en Asturias en lo que Fernández Lanero considera “una falta de respeto hacia su propia organización y hacia los trabajadoras y trabajadoras” y Pepe Álvarez calificó de “un acto de surrealismo por no decir de cobardía”. En este aspecto, el secretario general confederal señaló que si “si esto no se desencalla y los convenios no empiezan a fluir nos obligarán a pedir al Gobierno que adelante la fecha de aplicación del acuerdo de subir a 14.000 euros anuales el Salario Mínimo Interprofesional”.

Álvarez, al igual que Lanero, fue contundente con el problema de la transición energética, rechazando un plan de subsidios. “Los recursos tienen que ser para generar empleo estable, no para hacer tramos de autopistas o pabellones municipales. Hay que crear empleo en el mismo momento o antes del cierre”, señaló. También dejó claro que UGT no cree necesaria la descarbonización en los términos en que se está planteando y puso el ejemplo de Alemania, donde el cierre está previsto para 2050.

Además, Álvarez afirmó que el sindicato va a trabajar para que los temas de la agenda social sean el elemento fundamental del debate en nuestro país (seguir leyendo)

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

dieciseis + 17 =