Ante la actitud de la patronal en la negociación del nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, manteniendo posturas extremas que evidencian su falta de voluntad para llegar a un acuerdo que traslade a los convenios colectivos la recuperación y el crecimiento que ya están teniendo las empresas, UGT y CCOO han convocado una jornada de lucha por la negociación colectiva que en Asturias se ha desarrollado este mediodía con una concentración de delegados y delegadas sindicales ante la sede en Oviedo de la Federación Asturiana de Empresarios.

A la inadmisible la posición que mantienen las organizaciones empresariales en la negociación para la renovación del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), no solo en relación al incremento salarial, la jornada laboral y el empleo, sino también sobre la propia esencia y funciones que debe cumplir el AENC, se añade el bloqueo de varios convenios colectivos sectoriales muy importantes en Asturias, como el Metal, la Hostelería, Mayoristas y Minoristas de Alimentación, Limpieza y Comercio, que agrupan a unos cien mil trabajadores. Los secretarios generales de UGT y CCOO de Asturias ya han advertido que, o se producen avances o habrá conflicto.

En la concentración se leyó el siguiente manifiesto conjunto:

“La avaricia de las organizaciones empresariales bloquea la participación de los trabajadores y trabajadoras en el aumento de la renta que se está produciendo en las empresas, que no solo están recuperadas del impacto de la pasada crisis económica y financiera, sino que se encuentran en una situación económica que supera con creces el mejor momento de la etapa de crecimiento anterior.

Ganan 37.000 millones más que en 2008, año en que se alcanzó el nivel más alto en la generación de valor añadido, y reparten 15.600 millones más de dividendos entre sus accionistas. Por el contrario, invierten menos que en 2008 y la remuneración de los asalariados es 10.000 millones inferior, como resultado de la destrucción de empleo y la devaluación salarial, que las reformas laborales han hecho aún más profunda.

Esta boyante situación empresarial está, además, más generalizada que en la etapa de crecimiento anterior. Casi el 80% de las empresas con más de 10 trabajadores tienen beneficios, frente al 74% de 2008. Asimismo, las empresas también se han desendeudado, recortando su deuda casi 36 puntos del PIB desde su pico máximo en 2012, y hoy su nivel está por debajo del de la Eurozona.

Este desendeudamiento ha sido a costa de los trabajadores y trabajadoras, mediante una importante devaluación de los salarios y quedándose con la mayor parte de los incrementos de la productividad.

Pero no solo han utilizado los recortes salariales y las mejoras productivas que corresponden a los trabajadores para hacerlo, sino también para mantener y aumentar los dividendos que reparten, que han seguido creciendo a lo largo de la crisis, provocando un injusto reparto de las cargas y un aumento de la desigualdad y la pobreza.

El poder de compra del salario se ha recortado un 7,5%, y hasta un 15% los más bajos, que son los que más han sufrido el impacto de la devaluación. Se han perdido 3,3 puntos porcentuales en el reparto de la productividad generada por un asalariado en cada hora de trabajo. Y el porcentaje de trabajadores y trabajadoras pobres se ha elevado hasta el 13,1%, el tercero más elevado de toda la Unión Europea.

Adicionalmente, los trabajadores y trabajadoras hemos sufrido unas durísimas reformas laborales que han provocado una distribución injusta de las cargas de la crisis, que han recaído fundamentalmente sobre nuestras espaldas, y que siguen operando durante la etapa de crecimiento, provocando un reparto desequilibrado del crecimiento y la prosperidad de las empresas.

En Asturias, entre enero y marzo, han actualizado sus tablas salariales 55 convenios que afectan a unos 37.800 trabajadores y trabajadoras. Estos convenios recogen una subida salarial media del 1,85% para 2018 (1,49% en los de empresa y 1,98% en los sectoriales); ahora bien, se prevé que en 2018 el incremento de los precios se sitúe en torno al 1,6% en media anual.

En Asturias tenemos pendientes convenios colectivos que afectan a unos 100.000 trabajadores y trabajadoras, tan importantes como los de Industrias del metal (30.000 trabajadores/as), Hostelería (22.000), Comercio en general (16.000), Limpieza de edificios y locales (12.000), Construcción y obras públicas (10.000) y Minoristas de alimentación (9.000).

Propuestas de UGT y CCOO para cambiar esta situación: un reparto más justo

Después de toda esa erosión de derechos laborales, que ha contribuido a elevar la precariedad laboral hasta niveles extremos, no es posible continuar con esta dinámica. Por eso, frente a este panorama, CCOO y UGT estamos proponiendo en la mesa de negociación un Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que enmiende los desequilibrios que se han generado a lo largo de la crisis en todas las materias que aborda el acuerdo.

En materia salarial proponemos incrementos del 3,1%, un incremento justo que se corresponde con la previsión de inflación y de los aumentos de productividad. El poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras debe asegurarse a través de la aplicación de cláusulas de revisión salarial. Asimismo es de justicia que los salarios más bajos aumenten en mayor medida, por ser estos los que más se han devaluado durante la crisis, para ello es necesario que ningún convenio recoja salarios inferiores a 1.000 euros mensuales.

Las organizaciones sindicales reivindicamos además que la negociación colectiva recoja cláusulas donde se potencie el empleo estable, se racionalicen jornadas de trabajo, se frene la siniestralidad laboral y se luche contra la desigualdad y la discriminación por género.”

Isabel Araque, de la Comisión Ejecutiva Confederal de UGT (a la derecha de Javier Fernández Lanero) nos acompañó en la concentración.

No hay comentarios

Dejar respuesta

3 × tres =