Intensa sesión en la mañana de cierre de la 19 edición de la Escuela Internacional de Verano Manuel Fernández López Lito (MFLL), dedicada íntegramente a analizar las respuestas sindicales a la situación actual de la mano, primero, de los secretarios generales de las tres federaciones estatales, Pedro Hojas (FICA), Julio Lacuerda (FeSP) y Miguel Ángel Cilleros y con Pepe Álvarez presentado por Javier Fernández Lanero después.

Cambios tecnológicos y negociación colectiva

En la primera mesa redonda, los tres dirigentes sindicales coincidieron en la necesidad de que el sindicato se adapte a los enormes cambios que se están viviendo en la sociedad y, por ende, en el mundo del trabajo, incluida “la propia estructura de la organización”, tal y como apuntó Pedro Hojas. El secretario general de FICA enunció otro de los puntos coincidentes, la influencia de los cambios tecnológicos -industria 4.0, digitalización- como uno de los principales retos. Señaló, en este sentido, que en cualquier caso la respuesta sindical ha sido y seguirá siendo la defensa de los trabajadores, con un instrumento fundamental que es la negociación colectiva. “Tenemos que profundizar en ella para que todos los trabajadores tengan un convenio estatal de referencia”. Hojas destacó cuatro puntos prioritarios en estos momentos: un pacto de estado por la industria, un plan energético nacional, un tratamiento más adecuado para los trabajadores del campo que haga frente a la enorme precariedad del sector, y un desarrollo constitucional del hecho sindical “de acuerdo con las labores reales que hacemos en la sociedad”.

Empleo público

En su turno de palabra, el secretario general de FeSP, Julio Lacuerda, señaló que “las respuestas sindicales tienen que estar pegadas a la realidad” y  que “el sindicato tiene que ser un contrapeso con opinión e influencia política”. Por esa influencia precisamente, apuntó Lacuerda, a la UGT le “sobran los amigos. Están todo el día machacando al sindicato porque molestamos”.

Lacuerda realizó una encendida defensa del papel de los empleados y empleadas públicos: “los efectos de la crisis hubieran sido mucho peores si no fuera por el compromiso individual y colectivo de los empleados públicos”. En línea con ello, es crucial para la sociedad que se de una “relación directa entre los intereses de los empleados públicos y el bienestar de la gente”.

También considera que es importante lo que la sociedad percibe de la acción sindical “por ejemplo cuando un gobierno retira una política o cuando después de un conflicto colectivo se readmite a los despedidos”.

No se puede negar la evidencia

Finalmente, el secretario general de FeSMC, Miguel Ángel Cilleros, describió las principales particularidades que afectan a sectores de su federación, como la industria turística, el sector financiero, comercio, aéreo, ferroviario, multiservicios, taxi, etc., y apostó por “adaptar el sindicato a los problemas porque no podemos negar la evidencia: hay situaciones que han venido para quedarse”. Cilleros fue especialmente crítico con la Comisión de la Competencia, considerando inapropiado “que intervenga en acuerdos adoptados y discuta las capacidades de negociación de los sindicatos en este país”.

Rechazo al fondo y forma de la ministra

A continuación se desarrolló la conferencia de Pepe Álvarez, secretario general de UGT, que fue precedido en su intervención por la presentación de Javier Fernández Lanero, secretario general de UGT Asturias. Fernández Lanero aprovechó para recordar los principales asuntos que están sobre la mesa en este momento y reclamó la derogación de la reforma de las pensiones. En relación a la transición energética manifestó que “ rechazamos el fondo y las formas de la ministra” y que “antes de decir qué se cierra hay que decir qué se abre. No queremos subsidios, sino trabajo”. Fernández Lanero volvió a insistir en el carácter obligacional del AENC ante la postura de la patronal asturiana de no asumir las subidas salariales pactadas, destacó la importancia de que las fuerzas políticas logren acordar unos presupuestos para Asturias, repasó las necesidades de Asturias en infraestructuras y manifestó su deseo de seguir avanzando en la concertación.

Pensiones

Por su parte, el secretario general, Pepe Álvarez, avanzó ante los medios de comunicación el contenido de su conferencia con unas declaraciones en las que subrayó que no cree que el acuerdo sobre pensiones sea inminente.

En su intervención en la Escuela, enmarcado en los actos del 130 Aniversario del sindicato, Álvarez ha manifestado que “hace unos meses ni Ciudadanos, ni el Partido Popular querían saber nada de la revalorización automática con el IPC ni de la desaparición del factor de sostenibilidad y si no hay una revisión de estas cuestiones ni derogación de la reforma del Gobierno de Mariano Rajoy desde luego, con UGT que no cuenten”.

“El problema de la Seguridad Social” ha señalado, “no es de gasto sino de ingresos y el Pacto de Toledo tiene que revisar qué es lo que paga la Seguridad Social y no le corresponde, (para que vaya a Presupuestos Generales del Estado), y a la vez, cómo luchar contra el fraude que se está produciendo en este momento desde el punto de vista de las cotizaciones y cómo destopamos para que los sueldos más altos coticen el 100%”.

Pepe Álvarez ha destacado que “a todo esto habría que añadir que se establezca un impuesto específico de las empresas tecnológicas a la Seguridad Social, algo que tiene que abrirse camino porque la destrucción de empleo que se está generando en estos sectores necesita que haya una contribución por parte de las empresas para mantener el Sistema”.

“Ese es el camino y yo no veo próximo un acuerdo de esas características en el Pacto de Toledo”, ha finalizado.

Cumplir el AENC

En relación con la Negociación Colectiva, Pepe Álvarez ha destacado que “los empresarios asturianos no pueden miran a otro lado a la hora de cumplir un acuerdo que han firmado, y que fue aprobado por la junta Directiva de la CEOE por unanimidad”.

“Si no hay un cumplimiento del AENC, que es muy claro, lo es para los salarios más bajos, pero lo es también para los aumentos porcentuales de los salarios, habrá movilizaciones. Y no sólo habrá movilizaciones, sino que plantearemos al Gobierno una revisión del aumento que hemos acordado del SMI”.

Transición energética

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha defendido en Asturias una transición energética justa en la que sea posible “reponer los puestos de trabajo que se puedan perder a partir de la generación de trabajo en las energías alternativas y no puede ser que el país estratégicamente pierda algunos de los elementos de producción de energía que nos han hecho desarrollarnos en el pasado y que podemos necesitarlos en el futuro”.

“Para nosotros” ha explicado, “el coste de mantenerlas abiertas es infinitamente menor que lo que puede representar desde el punto de vista estratégico para el país perder definitivamente la posibilidad de que se pueda tirar del carbón nacional porque haya problemas serios de abastecimiento de energía en un país dependiente ya que, en este momento, ni la energía eólica, ni la solar ni la marina están lo suficientemente desarrolladas como para poder garantizar el suministro”.

En este sentido, Álvarez ha comentado que el sindicato considera que este país tiene que hacer un esfuerzo muy importante para aumentar de manera considerable la producción de energías renovables.

“Entre un modelo y el otro no hay ninguna contradicción porque aquí no hay un debate entre un tipo de energía u otro, las dos son plenamente compatibles y, en todo caso, nosotros apostamos porque una parte de los empleos que se destruyan como consecuencia de las nuevas energías, se puede generar en las renovables. Hay que hacerlo en paralelo”.

Clausura

Por último, se celebró el acto de clausura con las intervenciones de Luis Antonio Villazón, director de la Escuela, Carmen Moriyón, alcaldesa de Gijón, Genaro Alonso, consejero de Educación y Cultura, Francisco José Borge, vicerrector de Extensión Universitaria de la Universidad de Oviedo y Nerea Monroy, vicesecretaria general de UGT Asturias.

No hay comentarios

Dejar respuesta

cinco × 4 =