Para la Unión General de Trabajadores, lo primero son las personas, el empleo, la dignidad||La concertación y el diálogo social es un elemento de compromiso con la sociedad y los trabajadores

 

(Intervención en la Escuela de Verano MFFL, 1 de septiembre de 2015, Avilés)

 

Buenas tardes,

Esta es mi última Escuela de Verano como Secretario General de la Unión General de Trabajadores de Asturias.

Quiero comenzar agradeciendo muy sinceramente la participación de todas las personas e instituciones que desinteresadamente han colaborado con nosotros a lo largo de estas 16 ediciones, todas ellas de especial relevancia en distintos campos, como la  universidad, la política, el sindicalismo, la cultura y la sociedad en general. En este sentido, vaya un reconocimiento especial a Juan Vázquez y Vicente Gotor, rectores de la Universidad de Oviedo, y a los presidentes del Gobierno de Asturias, Vicente Álvarez Areces, Francisco Álvarez Cascos y Javier Fernández y muy especial a nuestro Secretario General, compañero Cándido Méndez, que nunca faltó a esta cita.

La primera escuela dio comienzo en el año 2000 en Vegadeo con el título de “La globalización a debate”, con ponentes de la relevancia de Ignacio Ramonet, Director de Le Monde Diplomatique, Jesús Arango, Profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Oviedo y Oscar Rodríguez Buznego, Profesor de Ciencia Política y Director de la Escuela de Relaciones Laborales de la Universidad de Oviedo.

El sentido de comenzar en Vegadeo la 1ª Escuela, era reivindicar la importancia del Occidente de Asturias para nuestro sindicato, algo que se reprodujo con el Oriente en el año 2001 en la 2ª Escuela, con el título “Nuevas formas de trabajo y sociedad”, con la participación, entre otros, de Reiner Hoffmann, Director del Instituto Sindical Europeo, Gerard Valenduc, Director de la Fundación Universidad y Trabajo de Bruselas y Catedrático en la Universidad de Namur, continuando así con la 3ª Escuela “11 de Septiembre, un año después”, con Norman Birnbaum…

Hemos realizado este tránsito de 16 etapas acompañados de expertos e intelectuales de reconocido prestigio, que nos han ido aportando opiniones muy diversas y plurales y nos han abierto puertas al conocimiento y dado argumentos para el análisis. Los debates han sido muy enriquecedores para todos, tanto los representantes sindicales como los ciudadanos en general que han participado en las conferencias. Ello sin olvidar a los jóvenes estudiantes de la Universidad de Oviedo que también nos han acompañado durante todo este tiempo.

Creo sinceramente que fue una decisión acertada abrir una semana al año las puertas de la Unión General de Trabajadores con el objetivo de conocer otras opiniones y líneas de pensamiento sobre la sociedad y la política en un mundo tan complejo y cambiante donde nada está seguro ni nada es para siempre. Donde las libertades y los derechos van y vienen como si de una mera mercancía se tratase.

Nuestra pertenencia a la Unión Europea como país libre y democrático nos permite, no sin dificultades, vivir y trabajar en libertad, reivindicar y defender derechos y ejercer la discrepancia en convivencia  desde la política o el sindicalismo.

Tengo que decir sin grandes pretensiones que el balance de estos años ha sido satisfactorio y positivo para la organización y para quienes tenemos responsabilidades en ella y muy enriquecedor desde el conocimiento y las relaciones institucionales.

Por ello quiero trasladar mi más sincero reconocimiento y agradecimiento a todos los que de una u otra manera nos habeis acompañado durante todos estos años.

El título de esta 16 Escuela Internacional “Manuel Fernández López-Lito” es sin duda sugerente por lo incierto de su significado “¿Estamos ante un cambio de ciclo? Retos para una nueva cultura democrática”. Digo incierto porque los cambios son continuos y permanentes y no siempre en el mismo sentido. Los avances conseguidos en un ciclo pueden convertirse en retrocesos en el ciclo siguiente poniendo en cuestión el bienestar de las personas, ese estado de bienestar que, una vez alcanzado, creíamos que íbamos a tener para siempre.

Sin adentrarme en el debate, que sin duda se generará en las diferentes ponencias que se realizarán en el transcurso de la semana, el curso político que hoy comienza se presenta incierto y complejo y las instituciones deberíamos estar a la altura de lo que la sociedad nos demanda, cada uno en su papel pero siempre con la vista puesta en el interés general.

El resultado de las elecciones autonómicas y municipales del pasado 24 de mayo configuró una legislatura difícil y novedosa por la composición del arco parlamentario asturiano donde la negociación, el consenso y el acuerdo serán más necesarios que nunca. Los asturianos hemos dado la confianza mayoritariamente a la izquierda y, desde la pluralidad del resultado, los tres partidos de la misma -PSOE, Podemos e IU- deben proyectar más allá de la máxima de cada formación las políticas necesarias que hagan posible la gobernabilidad de Asturias desde la acción de una política progresista. La situación económica y laboral de los asturianos y asturianas así lo exige.

Para la Unión General de Trabajadores, lo primero son las personas, el empleo, la dignidad, los derechos y la igualdad. Esas son nuestras exigencias. Es necesario evitar la caridad, queremos un estado de bienestar, no un estado de beneficencia.

La concertación y el diálogo social es para la Unión General de Trabajadores un elemento de compromiso con la sociedad y los trabajadores, de democracia participativa entre las instituciones y con la misma claridad explicitada por el Presidente del Principado en su intervención en la inauguración de la 59 edición de la Feria Internacional de Muestras de Asturias, reitero la necesidad de comenzar los trabajos para la consecución de un acuerdo razonable que redunde en beneficio de la sociedad asturiana. Por ello en nuestra agenda para la negociación en este ámbito, nuestras prioridades estarán centradas en:

– La creación de empleo. Las políticas activas, los planes locales de empleo y la atención a los colectivos con mayores dificultades para encontrar trabajo, como los jóvenes, parados de larga duración y mayores de 45 años.

– Reforzar los servicios y los derechos sociales. El salario social, la formación y la reinserción de las personas con mayores dificultades.

– La sostenibilidad de los sistemas públicos, sanitario y educativo con carácter universal y de calidad. Hacer más eficaz el sistema para dar un servicio más eficiente a los ciudadanos, reducir la interinidad, situar en términos asumibles las largas e insoportables listas de espera en la sanidad e introducir en el sistema educativo el ciclo de 0 a 3 años. Dar continuidad a la formación profesional dual con prácticas en las empresas y contrato de trabajo y la necesaria financiación de la Universidad pública que permita la igualdad de oportunidades para todos los jóvenes.

– La defensa de los sectores industriales como fundamentales en el desarrollo económico y la creación de empleo estable y elemento tractor del resto de los servicios y la economía. El Gobierno de Asturias debe actuar con mayor exigencia y contundencia si cabe ante el Gobierno de España para evitar arbitrariedades que, sin duda, ponen en riesgo la continuidad de algunas empresas radicadas en Asturias, como es el caso de las que son víctimas del actual sistema de subasta eléctrica, que afecta a su competitividad y pone en grave riesgo su futuro y continuidad. El desarrollo de la estrategia industrial aprobada por los agentes sociales y el Gobierno en la legislatura pasada y la conclusión de las infraestructuras pendientes son para la Unión General de Trabajadores elementos fundamentales y prioritarios.

Para la consecución de todo ello es necesario el impulso y la determinación del Gobierno de Asturias.

La UGT está comprometida con los trabajadores, con el futuro de Asturias, con los asturianos y las asturianas y somos conscientes de la necesidad que para el próximo año 2016 se aprueben unos Presupuestos progresistas y solidarios que puedan hacer frente a las necesidades que demanda la situación actual y dar soporte económico a los acuerdos que se alcancen en la concertación social.

Un último apunte por mi parte, el nuevo escenario político en los ayuntamientos está introduciendo nuevos elementos en la contratación y el empleo municipal. Desde la prioridad que a nuestro juicio debe darse a la prestación directa de los servicios públicos, no pueden olvidarse los derechos de los trabajadores de las empresas que prestan servicios para los ayuntamientos. Por ello debe tenerse en cuenta:

1.- La oferta más barata no siempre es la mejor. La contratación pública también debe aplicar criterios de calidad e introducir elementos sociales, medioambientales y por supuesto de calidad de empleo.

2.- Cuando se habla de remunicipalización es necesario garantizar el mantenimiento del empleo de los trabajadores que vienen prestando esos servicios, en ocasiones desde hace muchos años.

Nada más por mi parte, tenemos la semana para entender mejor los efectos y calamidades que nos ha traído la crisis, pero también para afrontar con el ánimo necesario, la tarea que cada uno desde nuestra responsabilidad, ejercemos día a día.

Los cambios de ciclo podemos producirlos las personas y la UGT está en ello con empeño, convicción y decisión.

Nada más, gracias y buen trabajo a esta Escuela. 

No hay comentarios

Dejar respuesta

quince − 6 =