La vicesecretaria general de UGT Asturias, Nerea Monroy, compareció ayer en representación del sindicato en la Junta General del Principado ante la Comisión especial no permanente de estudio de la gestión de la crisis sanitaria, social y económica provocada por el COVID-19.

La intervención de Monroy, dentro del área Impacto económico y efectos indirectos, destacó el papel de los ERTE para contener la destrucción de empleo y como elemento de protección social, de ahí que sea necesario su mantenimiento. También hizo referencia a otras medidas puestas en marcha, como instrumentos de financiación, subvenciones, aplazamientos y ayudas a autónomos.

Además señaló la necesidad actual de centrarse en la recuperación -aspecto en el que considera fundamental el acuerdo de concertación suscrito recientemente- y abogó por un plan industrial para Asturias.

La intervención, que fue grabada en vídeo, puede verse pinchando aquí.

Contenido íntegro de la intervención:

Buenas tardes señorías,

En primer lugar y ante todo en esta comparecencia quiero expresar el dolor de mi organización y el mío propio por las personas fallecidas y enfermas de esta pandemia, así como mostrar nuestra solidaridad con los trabajadores y trabajadoras de los servicios esenciales que en gran medida han permitido cubrir las necesidades básicas durante el estado de alarma.

En segundo lugar, agradecer al Grupo Parlamentario de Izquierda Unida por solicitar expresamente nuestra presencia en esta comisión al considerar que nuestra voz era importante para los objetivos que se persiguen en el desarrollo de estas sesiones.

Es importante para la Unión General de Trabajadores de Asturias dar a conocer nuestra valoración sobre lo que ha ocurrido durante estos últimos meses de crisis sanitaria.

Desde el 14 de Marzo cuando se produce el primer impacto de la pandemia hasta ahora nos hemos centrado en superar esta crisis y a día de hoy no debemos descuidar este objetivo.

En esa primera fase nuestra prioridad después de la salud de todos y todas era que la vuelta al trabajo se efectuara con seguridad y atentos a cualquier riesgo.

En esos momentos, la UGT hemos mostrado una madurez y equilibrio ejemplares realizando propuestas realistas, no neutras, que marcan una senda diferente a la seguida en crisis anteriores, nos enfrentábamos a una paralización mundial de la economía generada por una crisis sanitaria sin precedentes y eso supone un grave impacto sobre el empleo.

Solo ha sido posible contener la destrucción de empleo con la puesta en marcha de los ERTE desde el principio del Estado de Alarma.

Trataré ahora de expresarles señorías, nuestra primera valoración sobre las medidas adoptadas, y es la relativa a estos mecanismos de regulación que han permitido contener un mayor desplome de empleo y de la actividad productiva, han sido auténticos muros de contención y un alivio para la empresas que han visto reducidos sus costes laborales y cargas sociales en unos momentos muy complicados y de falta de liquidez.

Pero han sido además, un importante mecanismo de protección social a miles de trabajadores y trabajadoras (últimos datos más de 54.000 personas reguladas en Asturias), mecanismos por lo tanto, que deben ser prorrogados en las mismas condiciones tal y como hemos venido reclamando a nivel nacional porque se debe generar certidumbre y facilidades, preservando el empleo, garantizando la protección a los trabajadores y trabajadoras y evitando el cierre de empresas durante la pandemia.

En este campo queremos poner en valor la comisión de seguimiento que a nivel regional se puso en marcha con la participación de FADE, CCOO, UGT y Gobierno Regional que permitió, además de un obligado seguimiento de los ERTES, resolver aquellas controversias o dificultades en unos momentos que era muy necesario y que nos permitirá conocer el regreso a la actividad laboral de los trabajadores y trabajadoras.

Por lo tanto, nos parece imprescindible y necesario seguir manteniendo, estos mecanismos de regulación, así como la Comisión regional de seguimiento de los mismos.

Me gustaría también destacar algunas de las medidas puestas en marcha en el ámbito del sostenimiento de la actividad productiva dentro de nuestra región que creemos han supuesto cierto alivio para las empresas como han sido, entre otras:

  • instrumentos de financiación adicionales a los tradicionales,
  • aplazamiento de pagos financieros,
  • cobros acelerados de subvenciones,
  • moratorias o aplazamientos de impuestos
  • ayudas directas a autónomos.

Así, se han adoptado una serie de medidas financieras y administrativas adicionales para pymes y autónomos, que creo son destacables, entre las que se encuentran;

  • líneas de avales a través del IDEPA para dotar de circulante a empresas para hacer frente a las necesidades derivadas de la pandemia con el fin de mantener y reactivar su actividad
  • líneas de avales para turismo y hostelería, unos sectores muy afectados por la crisis y cuya recuperación aún está en jaque
  • la suspensión de procedimientos tributarios durante todo el estado de alarma y la dilatación de plazos en el pago de tributos
  • Así como el adelanto y aceleración de los pagos de subvenciones a pymes y autónomos

Especialmente importantes nos parecieron las medidas adoptadas para los autónomos dada su situación, con el cierre total de locales y negocios. Ayudas que el Gobierno regional puso en marcha, adicionalmente a las establecidas por el Estado y que supusieron un importante refuerzo.

Y quisiera destacar, entre las actuaciones puestas en marcha en nuestra región durante el Estado de alarma, la que permitió en el ámbito industrial mantener un grado de actividad superior al impuesto inicialmente, especialmente en los días de máximo confinamiento.

Con ello, se logró algo sumamente importante para esta región como fue mantener parte de la actividad productiva de las grandes empresas industriales y así evitar lo que hubieran sido unas consecuencias catastróficas derivadas de la paralización.

Hasta ahora gran parte de las medidas se han dirigido a sostener las empresas y por lo tanto, el empleo, así como a trazar una red cada vez más amplia de protección a las personas, en este caso la implicación y presión de los agentes sociales ha sido transcendente.

Creemos como organización que en la actualidad nos enfrentamos a un segundo impacto de la COVID-19, sabemos que hoy la preocupación es inmediata, por eso debemos centrarnos en otros ámbitos como son la recuperación e impulso de la actividad económica de la región, no podemos dejar que nuestras empresas y   empleo   permanezcan   hibernados   para   siempre,   todos los esfuerzos serán necesarios para superar esta crisis y avanzar hacia un mañana que encierre porvenir.

Esfuerzos que deben ser pactados desde el diálogo y el consenso, tanto en su ámbito, el político, como en el del dialogo social, entre Gobierno, Patronal y Sindicatos.

Precisamente, el pasado 1 de Agosto hemos firmado un importante acuerdo, la concertación para la recuperación de Asturias. Un acuerdo que ha sido posible porque todos hemos antepuesto el interés general para afrontar, con medidas de carácter social y económico una crisis excepcional.

En él se recogen una serie de actuaciones con el objetivo de proteger y activar el empleo, la recuperación económica y reforzar algo que se ha mostrado más que necesario en esta crisis sanitaria, los servicios públicos esenciales y la protección social, así como luchar contra la desigualdad.

Un acuerdo que pretende ayudar a todos los asturianos y asturianas a salir de esta crisis, sin dejar a nadie atrás, sin retroceder en materia de avances y derechos sociales, en aquellos logros que hemos ido consiguiendo en los últimos años y sobre los que no podemos bajar la guardia. De ahí, que también se recoja una mesa específica de igualdad entre mujeres y hombres.

Pues bien, a las medidas contempladas en dicho acuerdo me remito, para trasladarles aquellas actuaciones que creemos necesario desarrollar en el corto plazo, de forma urgente y que para nosotros deben tener prioridad.

Es necesario desarrollar actuaciones en el sector industrial, la columna vertebral de la región y un sector clave para Asturias en su desarrollo económico y laboral, debemos avanzar a un cambio de modelo productivo, social y verde que mantenga nuestra industria tradicional pero también favorecer la consolidación de empresas competitivas de cualquier sector y crear nuevas empresas basadas en el uso intensivo del conocimiento y capaces de competir en los mercados internacionales.

No debemos olvidarnos de potenciar la industria ganadera y la alimentaria como fundamento de la vida rural y sostenimiento de nuestro paisaje.

Por tanto, cabe recordar la necesidad de elaborar una plan industrial regional, la importancia de las inversiones en I+D+i así como la necesidad de aprovechar todos los recursos y oportunidades que nos vienen dentro del ámbito de la transición ecológica, como el fomento del autoconsumo de energía generado a partir de recursos renovables, la eficiencia energética, electrificación de la movilidad, rehabilitación energética, trazando un modelo energético claro, fiable, ajustado a las necesidades de nuestra competitividad y basado en energía renovables.

Hay que destacar la importancia que tendrá la captación de inversión para la región a través de la presentación de proyectos bien elegidos, evitando el localismo y la dispersión. Proyectos a largo plazo bajo el prisma de la justicia social, la transformación estructural y nuevas capacidades. En ellos debemos de centrar nuestros esfuerzos.

Y desde luego, en seguir reivindicando un Estatuto del Consumidor Electrointensivo que suponga una rebaja sustancial en la factura eléctrica y una mejora significativa de la competitividad en el contexto internacional, sin olvidarnos de mejorar la compensación por emisiones de CO2.

La implantación del sector tecnológico es clave para el desarrollo de la economía, en Asturias estamos por debajo de la media nacional en la cuota de empleo, puesto 11, como en la de empresas tecnológicas, en el puesto 10. Debemos apostar por un sector tecnológico fuerte que nos sirva para atraer y retener el talento de nuestra población joven y bien formada.

En el presente acuerdo CREA hemos tenido muy en cuenta la necesidad urgente en estos momentos y tras el parón económico generado por la pandemia de reactivar la actividad productiva, con especial atención a los sectores más afectados como el comercio, turismo, hostelería, construcción, transporte y como novedad en un acuerdo de concertación, la actividad cultural que sin duda alguna ayuda a conformar una sociedad más crítica, creativa e innovadora. Para todos ellos se establecen medidas concretas.

Uno de los aspectos que se ha mostrado necesario desarrollar y reforzar durante el confinamiento es el relacionado con las tecnologías de la comunicación y la digitalización, en ámbitos fundamentales como son el trabajo, las relaciones con la administración, el acceso a servicios públicos o a la educación on line.

En el caso de las empresas, la digitalización no es una opción, es una necesidad y una obligación para su supervivencia. De ahí que recojamos medidas en el desarrollo y trasformación digital de nuestra economía, de nuestra sociedad y de las empresas, evitando, eso sí, que la brecha digital genere nuevos puentes hacia la exclusión social y laboral.

La vuelta a la nueva normalidad exige también actuaciones claves en el ámbito de la movilidad y del transporte seguro, para ello debemos abordar, entre otras, medida como: la puesta en marcha del Plan de movilidad multimodal en el área metropolitana central; reestructuración de líneas de transporte; el desarrollo de aplicaciones informáticas para acceder a transporte público; planes de movilidad para grandes empresas y zonas como el recinto del HUCA o ticket transporte asociado a nómina. Todo ello con campañas para sensibilizar a la población del uso de un transporte público como un medio seguro.

Todo lo ocurrido en estos meses hace más importante para reactivar la economía el seguir impulsando la ejecución de infraestructuras claves para nuestro desarrollo recogidas en la Alianza por las infraestructuras y la necesidad de abordar proyectos e inversiones en materia de infraestructuras físicas e industriales.

Uno de los recursos más relevantes y de mayor potencial para la reorientación de la economía con el que cuenta Asturias es la ZALIA que no puede seguir con retrasos sistemáticos, el polígono de Bobes o la autopista del mar son infraestructuras imprescindibles que deben ponerse en marcha de manera inmediata por el gran potencial transformador que tienen sobre la economía asturiana.

Desde UGT Asturias nos gustaría que en la Alianza por las Infraestructuras participaran más grupos políticos, somos conscientes que con el consenso de todos, seremos más fuertes.

También se recogen medidas para simplificar y agilizar los trámites administrativos, así como el importante papel que puede y debe hacer la administración como generador de actividad productiva y empleo de calidad a través de la contratación pública, para ello se retoma la comisión de seguimiento de las clausulas sociales, laborales, medioambientales y de igualdad en los pliegos de contratación de las administraciones públicas.

Por último pero no menos importante, nos gustaría trasladarles nuestra preocupación por los accidentes laborales mortales en Asturias, ayer a última hora de la tarde teníamos que lamentar el fallecimiento de un trabajador por el mero hecho de ir trabajar. En lo que va de año en Asturias se han producido 15 accidentes mortales, 8 desde que se levantó el estado de alarma, son cifras intolerables e inasumibles para una sociedad moderna y avanzada como la nuestra.

Por ello, nuevamente pedimos que se dote de más recursos humanos a la ITSS así como potenciar la figura de los/as delegados/as de prevención, también una implicación de todas las administraciones públicas, gobiernos, partidos políticos, empresas y trabajadores y trabajadoras con el fin de concienciar a toda la sociedad asturiana para acabar con esta lacra social que es la siniestralidad laboral.

En los próximos meses nos esperan grandes desafíos, a los que debemos enfrentarnos con un esfuerzo compartido y sumando voluntades, como hemos realizado los agentes económicos y sociales a través de la concertación.

Para nosotros es imprescindible que la hoja de ruta de la recuperación económica y social de Asturias tenga como base el acuerdo de concertación. Ahora el Gobierno debe cumplir y ejecutar lo acordado, para ello será necesario diálogo, consenso y estabilidad también en el escenario político.

Finalizo con una reflexión que deseo compartan, estamos ante un momento excepcionalmente histórico por muchos motivos y debemos de ser conscientes que las decisiones que adoptemos en un breve periodo de tiempo marcarán el futuro de nuestra región y el de los asturianos y asturianas.

Espero fervientemente tengamos éxito en nuestras decisiones y no nos confundamos en el camino a seguir.

No podemos defraudar la confianza depositada por los asturianos y asturianas en nuestras organizaciones, en este crítico momento.

No hay comentarios

Dejar respuesta

trece − diez =