«La palabra recuperación solo tiene sentido si se inicia la senda de la creación de empleo»

Méndez ha afirmado que este reto no se debe limitar a establecer un ámbito de cooperación como el actual, entre los sindicatos del Sur de Europa, sino que la migración del mediterráneo también afecta a los sindicatos del Norte de Europa.

El Secretario General de UGT, Cándido Méndez, ha manifestado ue “la Gran Recesión ha traído como consecuencia la gran injusticia y la gran decepción” y que “la palabra recuperación solo tiene sentido si se inicia la senda de la creación de empleo. Empleo de calidad, empleo con derechos, empleo con salarios dignos”. Méndez ha hechos estas declaraciones durante su intervención en el tercer Congreso de la Confederación Sindical Internacional que se está celebrando en Berlín.

Méndez ha precisado que han sido los trabajadores y trabajadoras, que no tenían responsabilidad alguna en el origen de la crisis, los que han pagado con creces, de una manera incluso cruel las consecuencias de esta recesión. En España hay 6 millones de trabajadores sin empleo, el 56% de los jóvenes de menos de 25 años no tiene empleo, la gran mayoría de los parados lleva ya un año, dos años o más en el paro, sin esperanzas de encontrar un puesto de trabajo… En la UE, 26 millones de trabajadores están en paro, un récord histórico desde la segunda Guerra Mundial y 125 millones de personas están en el umbral de la pobreza.

Méndez ha manifestado que “los gobernantes de los países más ricos del planeta hablaron, al inicio de la crisis, de regular los mercados financieros, pero luego han sido derrotados en aquellas creencias y los mercados financieros siguen expandiéndose a nivel mundial, sin ningún tipo de control”. En este sentido, ha declarado “estamos en una situación en la que lo único que se ha globalizado han sido los mercados financieros, mientras se impide que se globalicen los derechos sociales y laborales. Se destruyen las últimas barreras para que circulen con libertad las empresas y los capitales y, sin embargo, se alzan barreras frente a los trabajadores migrantes que están buscando una oportunidad de vivir con dignidad. Se niega la universalización de la lucha contra el cambio climático, se niega la universalización de la justicia a nivel mundial”.

Méndez ha destacado que “el contrapoder democrático frente a la globalización financiera tiene que venir de la mano de la CSI, “la única alternativa, 176 millones de trabajadores organizados en esta gran Confederación, para globalizar los derechos del empleo digno”. Asimismo, ha reclamado que la CSI sea la vanguardia de la lucha contra la explotación de los trabajadores inmigrantes, que es “uno de los retos y desafíos que tiene el movimiento sindical, la libertad y la democracia a nivel mundial”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

once + 20 =