En Oviedo, el día 18 de Diciembre de 2017, se celebró el III Comité Ordinario de la Unión General de Trabajadores de Asturias, que aprobó por unanimidad, la siguiente declaración:

El Comité analizó el escenario económico presente en el cual se reflejan de manera significativa dos circunstancias. La primera es que nuestra economía se encuentra en una sólida fase expansiva, en la que mejora la actividad productiva en términos anuales, con un crecimiento en torno al 3% y que se prevé que continúe en los próximos ejercicios. La segunda el agotamiento de los factores externos que empujaron durante los últimos años esa activación. Ante esta situación, las políticas implementadas deben ser coherentes con la nueva fase de crecimiento económico, dejando atrás los recortes y ajustes aplicados en el año 2010; por todo ello, es necesario, acometer las medidas oportunas para reforzar la demanda interna y consolidar de manera estable el crecimiento de la actividad y del empleo, lo que pasa por fortalecer el consumo de los hogares y la inversión pública.

Lamentablemente, la política económica del Gobierno sigue basada en la continuidad del ajuste económico y social y la devaluación salarial. Sigue escatimando recursos económicos para financiar los servicios y políticas públicas esenciales y mejorar la calidad de vida de la ciudadanía de este país. Por lo tanto, este comité rechaza rotundamente el recorte del gasto que el ejecutivo del PP pretende aplicar a las partidas de sanidad, educación, políticas para el empleo, sumado a la pretendida congelación de las retribuciones de lxs empleadxs públicxs y la no revalorización de las pensiones lo que se traduce en una nueva pérdida de calidad de vida para la mayoría de la población.

Por todo ello, necesitamos un cambio de políticas urgente, mejorando la calidad del empleo, aumentando el poder adquisitivo de los salarios, reforzando las prestaciones básicas del estado de bienestar (desempleo, dependencia, pensiones), potenciando los servicios públicos esenciales (educación y sanidad), relanzando la inversión pública productiva otorgando un mayor peso al tejido industrial. Con todas estas medidas conformaríamos un modelo de crecimiento más robusto, eficiente y sostenible.

En cuanto a la situación de Asturias, el comité regional insistió en la necesidad de contar con un Presupuesto para el año 2018 evitando así una prórroga presupuestaria que solo conllevaría la paralización y ralentización de la puesta en marcha de políticas y medidas, por las dificultades de gestión y ejecución que supone una prórroga. Y en una región como Asturias donde hay 78.000 paradxs registrados y la tasa de pobreza afecta a más del 18% de la población, es más necesario que nunca poner en marcha medidas que mantengan e impulsen la prestación de los servicios públicos esenciales y la protección a la ciudadanía más vulnerables.

Durante esta semana, tendrá lugar la subasta por los servicios de interrumpibilidad. Una subasta que será por cinco meses y que no satisface la demanda energética. Una vez más el gobierno del PP pone de manifiesto su falta de política industrial situando en riesgo e incertidumbre a la industria.

A partir del 1 de junio existirá un nuevo marco energético, ante el cual exigimos que sea un modelo estable en el tiempo y que permita que la industria asturiana, en términos energéticos, sea competitiva frente al resto de los países.

Es necesario un Pacto de Estado por la Industria que debe contener un plan estratégico en política energética para los próximos años, es decir, la energía que vamos a necesitar y cómo la vamos a generar, por lo que hay que tener en cuenta el suministro estable con una energía autóctona, como el carbón y que tenga el menor impacto medioambiental, cumpliendo con la normativa vigente y que no suponga un aumento del coste ni para la ciudadanía ni para las grandes consumidoras de energía. Debemos de exigir una transición energética justa que apueste por el mix energético que incorpore todas las energías y donde el carbón y las comarcas mineras tienen que tener una importancia relevante.

En el ámbito laboral, las mujeres trabajadoras siguen sufriendo discriminaciones que son necesarias erradicar; debemos seguir apostando por la puesta en marcha de una Ley de igualdad salarial así como el impulso de los Planes de Igualdad en la Negociación Colectiva, pero para esto es necesario el compromiso de los partidos políticos y del conjunto de la sociedad. Una de las más terribles lacras sociales que atenta contra los derechos humanos y contra el derecho fundamental a la igualdad y no discriminación es la violencia de género, en lo que va de año han sido asesinadas 50 mujeres por hombres maltratadores, parejas o ex parejas. Los fuertes recortes en derechos sociales y del gasto público han supuesto un retroceso en el desarrollo de políticas para la igualdad de género y en la lucha contra la violencia machista. Debemos instar al Gobierno a la implementación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género con el firme compromiso de erradicar todas las consecuencias para las víctimas en el ámbito laboral y social, para lograr que no haya ni una víctima más de violencia machista.

La siniestralidad laboral sigue arrojando datos altamente preocupantes con más de 500 trabajadores fallecidos al año en España. La precariedad laboral, las continuas entradas y salidas de los/as trabajadores/as del mercado de trabajo impiden que la formación en prevención sea la adecuada con lo que eso conlleva respecto a la siniestralidad. En lo que se refiere a Asturias, aunque es cierto que los datos de siniestralidad han experimentado una ligera mejoría en los últimos años, no es menos cierto que el índice de incidencia arroja datos negativos. Es necesaria una mejora en todos los aspectos de la prevención para intentar reducir al mínimo los datos de siniestralidad.

El Comité constató una mejoría de los datos de afiliación y elecciones sindicales, aunque hay que seguir trabajando en ambos frentes, ya que la representación y la afiliación son dos de los aspectos fundamentales para el presente y el futuro del Sindicato. Destacó que a la fecha de la celebración de este comité, UGT Asturias es la primera fuerza sindical en nuestra región.

Nuestros objetivos como sindicato para la negociación colectiva deben ser el fortalecimiento de los derechos y la recuperación de los salarios, más si cabe, con un ciclo de crecimiento por lo que deben ir dirigidos a lograr incrementos salariales y cláusulas de garantía salarial, así como la introducción de salarios mínimos garantizados de al menos 1.000€. Otro de los objetivos debe ser que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) debe situarse en el 60% del salario medio neto que recomienda la carta social europea.

Destacó el comité regional el importante foro de debate y consenso que suponía el Consejo Económico y Social del Principado de Asturias y que ha sido suprimido a propuesta del Partido Popular y con el apoyo de Podemos, Ciudadanos y Foro Asturias. Significativo que el PP pida la supresión de un órgano que potencia en otras comunidades autónomas, nuestro papel, debe seguir siendo la defensa de organismos donde se nos reconozca nuestro papel de sindicatos más representativos y donde contribuimos a realizar una labor que tiene incidencia en nuestra sociedad, en este caso, la sociedad asturiana.

Se incidió en la necesidad de impulsar y dar cumplimiento a las medidas reflejadas en el acuerdo de concertación ya que suponen un impulso a la actividad y desarrollo económico, al empleo, la protección social y el estado de bienestar. Asimismo, debemos de exigir a las Administraciones Públicas, tanto central como autonómica, a que hagan una apuesta firme, contundente y verdadera en materia de infraestructuras para nuestra región.

Y siendo las 14,15h se da por concluido el III Comité de UGT Asturias con la aprobación de la presente declaración.

No hay comentarios

Dejar respuesta

quince + veinte =