Abel Suárez, Javier Orozco, Javier Fernández Lanero, Andrés Narvaez, José Manuel Espinosa y Carmen Escandón, en los instantes previos al encuentro.
Carmen Escandón, secretaria de Igualdad de UGT Asturias.

Se cumple este año el 20 aniversario del Programa Asturiano de acogida a Víctimas de violaciones de derechos humanos (DDHH) en Colombia, con el que UGT Asturias colaboró desde sus inicios y al que continúa prestando apoyo porque desgraciadamente la situación en Colombia está muy lejos de la paz que los acuerdos de La Habana prometían.

Como dice el tango de Gardel, 20 años no es nada, pero para las 125 personas que han visitado Asturias en el marco de este programa de acogida temporal, queremos creer que han supuesto mucho. Ha sido la posibilidad de conocer otra realidad y de escapar, en muchas ocasiones, de la muerte que pesa sobre ellas como una espada de Damocles por su activismo social y sindical. Aunque desgraciadamente no todos corrieron la misma suerte en su regreso.

Durante estos 20 años, hemos tenido la oportunidad de participar de cuantas actividades y acciones de reivindicación y lucha han llevado a cabo las personas integrantes del programa en cada momento, y les hemos facilitado espacios, tiempos y la palabra en algunos de nuestros actos, en el marco de la Escuela de Verano de UGT, o nuestro espacio en la FIDMA, entre otros.

En pleno escenario de la pandemia por Covid19 se cumple este 20 aniversario, y adquiere más sentido si cabe potenciar la solidaridad internacional como valor compartido. En Centroamérica es fácilmente constatable que esta situación ha propiciado que se incrementen las agresiones a defensoras y defensores de DDHH, porque las medidas de confinamiento han dificultado a los movimientos sociales el acompañamiento a las comunidades más aisladas. Y tristemente esas medidas han sido aprovechadas para aumentar la presión y persecución sobre la dirigencia social, una persecución atroz ejercida, como denuncian, “por grupos paramilitares que trabajan para el narcotráfico”. En lo que llevamos de año, hasta 1 de septiembre, 204 personas, además de 9 familiares de defensores/as de DDHH, indígenas, campesinos/as, sindicalistas y jóvenes han sido asesinados/as, 44 excombatientes han perdido la vida en atentados y se han producido 50 masacres en todo el país.

En este contexto internacional, se hace más necesario que nunca apostar por escenarios de paz que favorezcan el desarrollo, también a través de modelos sostenibles de gestión de la tierra y el territorio. Y todo ello porque si va a ser difícil hacer frente a la crisis sanitaria, social y económica que lleva aparejada esta pandemia, hacerlo en un marco de conflicto armado como el colombiano se nos antoja imposible.

Desde UGT Asturias queremos transmitir, una vez más, nuestro apoyo y solidaridad con el pueblo colombiano, nuestro deseo de paz y progreso, y en la construcción de ese camino nos seguiremos encontrando. Salud y Paz!!

No hay comentarios

Dejar respuesta

dos × 1 =