Luis Antonio Villazón, Javier Fernández Lanero, Pepe Álvarez y Vicente Domínguez durante la clausura.

La escuela internacional de verano Manuel Fernández López Lito cerró hoy su edición número 17 después de una semana dedicada a analizar el papel y el estado de las instituciones desde ópticas diversas y con la participación de ponentes del ámbito académico, político, sindical, social e incluso deportivo.

La clausura y convocatoria de la escuela del año próximo fue momento para la valoración y conclusiones. Así, el director de la Fundación Asturias y también director académico de la escuela, Luis Antonio Villazón, manifestó que “nos pueden gustar más o menos, pero estamos abocados a tener instituciones, son necesarias y hay que reivindicarlas y recuperarlas”. Añadió también que “las instituciones deben servir al interés público y destacó como elemento importante el prestigio, que la institución pierde cuando se producen casos de corrupción producidos por las personas, no por las instituciones. Animó a promover el conocimiento de las mismas atendiendo a que “la labor didáctica es fundamental para evitar que se produzcan decisiones populistas que nos dejen sin instituciones, como ha sido el caso de la Procuraduría General de Asturias. Finalmente agradeció la participación absolutamente desinteresada de los ponentes y ensalzó los escasísimos recursos económicos para la celebración de esta escuela “lo que se suple con ingenio y esfuerzo”.

Seguidamente tomó la palabra Vicente Domínguez, viceconsejero de Cultura del Principado de Asturias, que recalcó que “estamos abocados a tener instituciones” y que “lo que nos hace humanos es esa dimensión de seres dotados de instituciones”. Domínguez, que distinguió entre las instituciones políticas –que son las que actualmente sufren mayor deterioro- y las relacionadas con la educación, la sanidad o los servicios y derechos públicos. Desde su punto de vista el desprestigio de las instituciones se origina por los relatos de la antipolítica y por el funcionamiento de las mismas, ligado a casos de corrupción.

En cuanto al secretario general de UGT Asturias, Javier Fernández Lanero, que aprovechó su intervención en la mesa de cierre para remarcar el necesario papel de las instituciones, que definió como “el pilar fundamental de la convivencia”. El problema –señaló Fernández Lanero- es cuando no cumplen sus principios básicos, cuando en lugar de estar al servicio de los ciudadanos están supeditados a intereses ideológicos determinados”.

El secretario general de UGT Asturias puso como ejemplo de esta situación a la Unión Europea, «que está en crisis como institución a pesar de que el problema no es la propia Unión en sí, si no las decisiones de los gobiernos que la forman. Decisiones como la imposición de la política de austeridad, la pésima gestión de la crisis de los refugiados, el cierre de las minas de carbón, el tratado de libre comercio con Estados Unidos o la indefensión de nuestra industria respecto a la competencia desleal del acero chino». En este punto, Fernández Lanero llamó a “recuperar aquella Unión Europea de los ochenta que tanta ilusión nos generó”.

Respecto al panorama nacional, el secretario general asturiano mostró preocupación por el control político de las instituciones, por ejemplo sobre la justicia, así como por la educación, con constantes cambios legales por parte de cada gobierno que llega, la sanidad, sufriendo severos recortes y permanentes intentos de privatización y la seguridad social, donde los partidos deberían tomar alguna medida ya.

En cuanto al Parlamento y la formación de gobierno manifestó que “el problema es que los partidos políticos no se ponen de acuerdo por sus intereses propios” y añadió tajante que “no corresponde a la UGT decir cuál es la mejor solución, pero sí exigir un gobierno que revierta las políticas de los últimos cuatro años y medio”. En línea con ello apeló a que “el PSOE esté unido y no renuncie a ser lo que es”. Finalizó su intervención destacando los recientes cambios en UGT y pidiendo el desarrollo legislativo para clarificar el papel de las organizaciones sindicales.

Por último, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, destacó que la escuela se ha convertido en un referente y que “los debates que propone son siempre acertados como elementos de reflexión para la sociedad asturiana y para la UGT”.

Álvarez, que puso en relación el papel de las instituciones con el Contrato social, considera que éste debe restablecerse como condición obligada en el restablecimiento del prestigio de las mismas. Así, explicó que UGT quiere “restablecer el contrato social en nuestro país, en Europa y también en algunos elementos de carácter global”, una tarea en la que considera un obstáculo el TTIP que se negocia con Estados Unidos.

Hizo referencia también a la merma en materia de libertades y derechos sufrida en este país –con especial referencia al derecho de huelga- y anunció que para UGT hay un tema fundamental en el próximo periodo “que es la negociación colectiva”. “Queremos saber si la patronal está dispuesta a negociar o no –dijo- y si hay acuerdo lo tendrán que ratificar nuestros delegados y delegadas”.

En cuanto al tema central de la escuela –las instituciones- señaló que “el sistema hace aguas y la única salida está en la vía del diálogo y del acuerdo.”

No hay comentarios

Dejar respuesta

tres × cuatro =