Los datos de la EPA, relativos al tercer trimestre del año, arrojan en su conjunto una evolución favorable, con caída del paro y aumento del empleo en comparación con el trimestre anterior.

El empleo crece un 1,3% en términos intertrimestrales, lo que supone 4.900 ocupados más. Destaca muy positivamente la industria, al ser quien lidera el proceso de creación de empleo, con un 8,1% (4.300 ocupados más). Asturias ya ha conseguido recuperar el nivel empleo prepandemia, con cerca de 7.500 ocupados más que en el mismo trimestre del año 2019.

El paro también presenta una evolución positiva, con una caída del 9,9% (6.100 parados menos), lo que sitúa el nivel de desempleo en 55.300 parados, también por debajo de los valores del año 2019. No obstante, hay que señalar que en Asturias en torno a 3.900 trabajadores se encuentran en situación de ERTE.

La mejoría en términos cuantitativos se ve empañada si se analiza la calidad del empleo, de manera que una vez más la temporalidad se dispara hasta el 26,7%, superando a la media del país (26%). También aumenta el paro de larga duración, que ya representa más del 56% del paro total (6,5 puntos porcentuales más que el trimestre anterior) y los desempleados de primer empleo que concentran el 15,4% del paro total.

En este contexto de continua degradación de las condiciones laborales, el elevado volumen de fondos que llegará a nuestra región a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia debe emplearse para impulsar la modernización del mercado laboral y servir de palanca para el crecimiento económico. Esta mejora del mercado de trabajo pasa necesariamente por la derogación de la reforma laboral,  condición que siempre hemos reivindicado desde la UGT, al entender que no puede existir crecimiento económico sostenible si no se apoya en una mejora de la calidad del empleo (con salarios decentes y empleos estables).

A nivel nacional, es importante llegar acuerdos en el ámbito del diálogo social, concretamente en la mesa de modernización del mercado de trabajo, y en la que desde UGT estamos apostando por acabar con la temporalidad, y alcanzar acuerdos para mejorar las condiciones laborales en nuestro país. En este sentido, cabe recordar que España se sitúa a la cabeza entre los países con mayores niveles de temporalidad, deficiencia fuertemente arraigada en nuestro mercado laboral.

En el ámbito regional, desde la UGT en la concertación regional estamos poniendo el foco, entre otros aspectos, en la creación de empleo y especialmente en un empleo de calidad. Es urgente poner en marcha un plan de empleo para los jóvenes que contemple medidas específicas para este colectivo, que viene soportando dos crisis  consecutivas, y así contribuir a darles una proyección de vida. También hay que velar para acabar con las diferencias de género.

Una vez más ponemos de manifiesto la importancia de los fondos europeos, por tratarse de una oportunidad única, que debemos aprovechar al máximo, porque de lo contrario nunca avanzaremos hacia un crecimiento económico ni sostenible, ni duradero, ni justo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

13 + 18 =