PACTO DE ESTADO POR LA INDUSTRIA ¡YA!

0
450

Manifestación Estación de ATOCHA (Madrid) para construir futuro, hacer país.

La industria es, sin duda, la actividad que mayor solidez confiere a la economía en términosde generación de riqueza, empleo de calidad y bienestar económico y social a la ciudadanía, y proporciona, a su vez, una mayor intensidad de crecimiento en periodos expansivos y una mayor resistencia ante eventuales crisis globales, estructurales o coyunturales, funcionando además como sector tractor de servicios y dinamizador del tejido empresarial.

Javier Fernández Lanero, secretario general de UGT Asturias


La crisis sanitaria derivada del COVID 19 ha puesto de manifiesto la debilidad del Estado de Bienestar en España, por lo que sólo a través de una reindustrialización de nuestra economía será posible generar la riqueza necesaria para garantizar servicios públicos de calidad al conjunto de la ciudadanía.


La descarbonización de la economía se ha acelerado aún más si cabe, encontrándonos en un nuevo momento histórico donde la Industria ha comenzado a vivir en primera persona y de manera acelerada la transición digital y ecológica, siendo necesario un Pacto de Estado por la Industria que garantice que la reconversión que ya están atravesando los sectores industriales sea a través de una transición justa y que acompañe en esa transición a dichos sectores, y por tanto a los y las trabajadoras en la Industria del mañana.


El país necesita un Pacto de Estado por la Industria con altura de miras. Elaborado desde la concertación social y con un compromiso político de Gobierno e interministerial que siente las bases de un mayor equilibrio y resiliencia de nuestra estructura económica y social, concienciando a toda la sociedad de la importancia del reto ante la era post-COVID a la que nos asomamos y actuando sobre los siguientes ejes fundamentales.

Actualmente se está tramitando la nueva ley de Industria en tramite de anteproyecto y de fase publica de aportaciones, de salir adelante no está prevista su entrada en vigor hasta el 4º trimestre del 2023 por lo que toma mas fuerza aun un pacto por la industria en esta coyuntura legislativa, entre otras cosas para garantizar que dicho pacto sea un garante de la aplicación de esa aun hipotética nueva ley de industria, sea una herramienta de Gobernanza y ejecución de la misma, y sea además el instrumento para que se garantice el compromiso de todas las fuerzas políticas democráticas con la ley de industria, y con la industria en los parámetros descritos en los puntos anteriores. “No es un pacto por la industria o una ley de industria sino un pacto por la industria que acompañe a la ley de Industria”. La política Industrial es o debe ser actividad constante tras los trámites parlamentarios legislativos que vele por el futuro de los sectores industriales y su pervivencia y transformación en tiempos de transiciones, tecnológicas, digitales, energéticas, etc.


Para llevar a cabo estas líneas de acción de carácter transversal, y considerando que la política Industrial debe ser prioritaria y de largo plazo, no sujeta a los ciclos políticos, para un Estado moderno, emprendedor y facilitador, es necesario el desarrollo de este Pacto, armonizando y coordinando adecuadamente el mayor número de competencias, entidades y organismos relacionadas con la industria y con el conjunto de los sectores productivos, con especial atención a una política unificada e interministerial de competitividad, coordinando de forma más efectivas las competencias transferidas a las distintas Comunidades Autónomas, evitando así indeseados efectos frontera.


Caminamos hacia una doble transición, donde es imprescindible participar de una industria digital y sostenible. Sostenible para impulsar la implementación de la Agenda 2030 como guía transformadora que nos permita avanzar hacia el liderazgo digital y de neutralidad climática en España, sin olvidar en todo el proceso, activar para que nadie quede atrás los mecanismos de transición justa. Garantía y seguridad del empleo, contratos justos y decentes en la transformación del sector. El futuro no va de Robots, ni de máquinas, esto va de las personas que vamos a utilizar las tecnologías. No conocemos los perfiles profesionales que habrá dentro de 10 años, por lo tanto, las trabajadoras y rabajadores requerimos de una evolución en la que debemos adaptarnos a las nuevas necesidades.

21 de junio, Madrid. “Pacto de Estado por la Industria. Construir futuro, hacer país”

No hay comentarios

Dejar respuesta

catorce − 6 =