CONCENTRACIÓN CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS

0
1197

Una vez más la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores manifestamos nuestra más rotunda condena y repulsa a la violencia que se ejerce sobre las mujeres en todos los ámbitos y a todos los niveles.

La violencia de género constituye una de las más terribles lacras sociales, atenta contra los derechos humanos y contra el derecho fundamental a la igualdad.

En lo que llevamos de año ya han sido asesinadas 11  mujeres y una niña (por la pareja de su madre).

En nuestro firme compromiso en la lucha contra la violencia de género consideramos necesarios una mayor difusión de los derechos laborales, la aprobación de medidas para el fomento de empleo, así como recursos y servicios que son imprescindibles para ayudar y apoyar esta intolerable situación que sufrimos las mujeres.

No puede haber una sociedad libre de violencia si no somos capaces de eliminar los comportamientos y actitudes machistas que atentan contra las mujeres y niños. El machismo hacia las mujeres se extiende en todos los ámbitos, desde el familiar, social y laboral, hasta el más cruel, que es la violencia de género.

La violencia de género es todo tipo de violencia ejercida contra las mujeres por el mero hecho de serlo, es un fenómeno público y social que tiene su raíz en el sexismo existente en el sistema social, que hace que las costumbres, pautas y valores culturales asignen a las mujeres una posición de inferioridad y subordinación en la familia, en el trabajo y en la sociedad.

La violencia de género desaparecerá cuando se deje de usar la imagen de la mujer como objeto de consumo, cuando sus palabras se oigan con el mismo volumen que las de los hombres, y cuando se las nombre y se las visibilice en todos los espacios sociales. Desaparecerá cuando exista una verdadera educación no sexista donde las niñas y los niños tengan presente y futuro con las mismas oportunidades.

Por ello estamos aquí, para denunciar y condenar cualquier tipo de violencia que se ejerce sobre la mujer: el maltrato físico, que marca y duele, que humilla y somete; el abuso verbal y el maltrato psicológico, que destruyen, anulan y aniquilan la individualidad de la mujer; y el maltrato sexual, que denigra.

Por todas ellas, sus hijas e hijos, debemos implicarnos como sociedad para decir ¡no! a la violencia contra las mujeres. Debemos desterrar el machismo de todos los ámbitos de nuestra vida y seguir trabajando para acelerar el objetivo de la igualdad entre mujeres y hombres y la erradicación de la violencia de género de nuestra sociedad.

Como sindicato de clase seguiremos luchando en los centros de trabajo y en las calles contra esta lacra.

La violencia de género la paramos unidas todas y todos.

No hay comentarios

Dejar respuesta