La Confederación Sindical Internacional (CSI) ha convocado para el 7 de Octubre de 2020, la 13ª Jornada Mundial por el Trabajo Decente, que este año tiene como objetivo exigir que los planes de reconstrucción, que están poniendo en marcha los Estados y organizaciones como la UE, tengan como elemento central el trabajo decente y se dé prioridad a las personas.
Desde la UGT de Asturias queremos sumarnos a las reivindicaciones de conseguir una sociedad más igualitaria, más justa y con un empleo digno, tanto en salarios como en derechos.
La irrupción de la crisis sanitaria hace más necesarias que nunca estas reivindicaciones, ante un mercado laboral que afronta un escenario lleno de incertidumbre y sobre el que no podemos bajar la guardia para seguir reivindicando igualdad y dignidad en el empleo.
Igualdad, para no dejar atrás a nadie, ni dejar que la crisis se cebe sobre determinados colectivos que ya se están viendo especialmente afectados, como son las mujeres y nuestros jóvenes, cuyos niveles de paro se incrementan intensamente en los últimos meses. Más de la mitad de los parados son mujeres en Asturias y la tasa de paro juvenil se ha disparado hasta el 36%.
Dignidad, para que la crisis no sea un pretexto para recortar derechos y salarios y para dejar que la temporalidad y la precariedad siga avanzando y siendo la tónica dominante del mercado laboral. Hay que recordar que en Asturias más del 90% de los contratos registrados en las oficinas públicas de empleo son de carácter temporal.
Es fundamental para alcanzar el objetivo de trabajo decente, derogar en nuestro país la reforma laboral, que solo ha servido para abaratar y facilitar el despido, la excesiva temporalidad, bajos salarios, prácticas ilegales, trabajo en negro, etc., además de la desregulación y debilitamiento de la negociación colectiva y las instituciones laborales a fin de crear un modelo productivo precario y basado en bajos costes laborales.
Es fundamental también seguir protegiendo a los trabajadores y trabajadoras más afectados por la crisis sanitaria, con mecanismos como los ERTES, así como una implicación y solidaridad desde la Unión Europea para no abandonar a ningún país a su suerte.
En Asturias, debemos impulsar el desarrollo de las medidas acordadas en el ámbito del la Concertación regional y poder contar con unos Presupuestos regionales que nos permitan en 2021 hacer frente entre todos a los efectos de la crisis sanitaria, en lo productivo, en lo laboral y en lo social.
Asimismo, en este contexto consideramos imprescindible el concurso de las organizaciones sindicales -que han demostrado sobradamente durante esta crisis su templanza, sentido común y altura de miras- en la elaboración de los planes de reconstrucción, que deben servir para cambiar nuestro tejido productivo, para hacerlo más fuerte frente a las crisis, y para generar trabajo decente, estable y con derechos.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

19 − diecisiete =