El elevado paro, unido a los recortes en las prestaciones por desempleo está derivando en un grave aumento de la pobreza y el riesgo de exclusión social

El paro registrado vuelve a descender en términos interanuales, de forma que en lo que va de año el desempleo se sitúa en niveles inferiores a 2013, (96.218 parados, 5.704 desempleados menos). UGT considera que pese a este descenso se está apostando por la precariedad y los bajos salarios, algo que, unido a los recortes en las prestaciones por desempleo está derivando en un grave aumento de la pobreza y el riesgo de exclusión social. Por ello desde la UGT reclamamos al Gobierno de España que refuerce las redes de protección social y el consumo de las familias a través de salarios y pensiones.

El descenso del paro se corresponde con un avance en la contratación interanual de carácter indefinido (16,5%), si bien la nota dominante sigue siendo la temporalidad que alcanza el 93% de los nuevos contratos realizados.

Por sectores, la construcción destaca con la mayor caída interanual con 2.300 desempleados menos (15,6%), seguida de la industria con 1.099 parados menos (10,4%) y los servicios con 3.090 parados menos (4,6%). Los desempleados de primer empleo siguen quedando al margen de esta leve mejoría ya que aumentan en 696 parados (8,5%).

Se produce un incremento del empleo, tal y como refleja los datos de afiliación a la Seguridad Social pero a unos ritmos muy débiles del 0,4% (1.222 afiliados más) e inferiores a la media nacional (2,2%).  Además no hay que olvidar que el empleo que se está creando viene marcado por la temporalidad, la precariedad y los bajos salarios.

Preocupa especialmente la situación de los más jóvenes a los que el  mercado laboral continúa castigando con dureza y negándoles una oportunidad laboral incrementándose el paro entre este colectivo muy por encima de la media del país. Asimismo es inaceptable la baja tasa de cobertura de prestaciones por desempleo, de manera que en torno al 43% de los parados ya no cobra prestación.

Desde UGT insistimos en que no habrá salida real de la crisis sin empleo de calidad y salarios dignos y mientras no se incorporen al mercado a los colectivos marginados social y laboralmente como son los jóvenes, los parados mayores de 45 años o los de larga duración. Asimismo, mejorar los salarios, las pensiones y los sueldos de los funcionarios, que vuelven a sufrir un nuevo recorte en los Presupuestos Generales del Estado para 2015, son elementos claves para impulsar el consumo y con ello la recuperación económica.

En todo este escenario reivindicamos la importancia de la negociación colectiva como instrumento imprescindible para recuperar los salarios y el empleo de calidad y los niveles de consumo y con ello impulsar una recuperación económica basada en un modelo de crecimiento sostenible.

No hay comentarios

Dejar respuesta

2 × cinco =