La pandemia aún sin controlar y la ralentización en el ritmo de vacunación siguen lastrando la recuperación económica. No obstante, en este escenario tan negativo los datos relativos al mes de marzo parecen arrojar cierto alivio tras la relajación de las restricciones puestas en marcha en el mes de febrero para luchar contra la pandemia. Si bien, la situación económica y laboral sigue enmarcada en un contexto de una elevada incertidumbre ante las alertas sobre la llegada de una nueva ola.
El mes de marzo se cierra con 84.717 parados en Asturias. En relación al mes anterior desciende un 1,2% (1.064 desempleados menos), si bien en comparación con el año anterior crece un 9,4% (7.266 parados más). La relajación de las medidas ha generado una caída en la cifra de trabajadores afectados por ERTE, que a día de hoy cubren a un total de 14.344 trabajadores (un 20,3% menos que en febrero).
La caída del paro se extiende a todos los sectores productivos, la construcción lidera la caída con un 2,7% (182 desempleados menos), seguida de los servicios con un 1,4% (854 parados menos). También las cifras de afiliación parecen arrojar cierto comportamiento positivo, al subir un 0,4% en comparación con el mes anterior (1.450 afiliaciones más). Así como la contratación indefinida que presenta un crecimiento interanual y respecto al mes anterior. Habrá que ver si estos signos se mantienen en los próximos meses o son coyunturales.
Una vez más desde la UGT hacemos una llamada de atención a la difícil situación en que se encuentran los jóvenes. El paro de primer empleo crece un 1,2% y la última tasa de paro juvenil se sitúa próxima al 38%. Esta situación hace necesario la puesta en marcha de actuaciones de urgencia para mitigar el impacto de la crisis sobre la población joven.
Las diferencias de género continúan ampliándose, mostrando las mujeres una evolución más desfavorable con un mayor aumento del desempleo interanual y una caída menos intensa respecto a febrero. De manera que del paro total, el 56% es femenino.
En este contexto lo fundamental es contener el virus para recuperar la actividad económica, y para ello es imprescindible además de las medidas de protección potenciar la vacunación. La precariedad laboral sigue siendo la nota dominante del empleo, y esta situación no cambiará hasta que se derogue la reforma laboral. Para la UGT es clave mantener y reforzar la protección social a los hogares y creando nuevas ayudas para los más vulnerables, y extender la vigencia de los ERTES mientras dure la pandemia. A la vez que se aumente el SMI.
En Asturias, hacemos una llamada al impulso de la industria por ser clave en la economía y el empleo regionales. Sin olvidarnos tampoco de las actividades como el turismo o la hostelería que han sido las más castigadas por las restricciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta

12 − 9 =