El secretario general de UGT Asturias, Javier Fernández Lanero aprovechó su intervención en la concentración que tuvo lugar este  1 de Mayo en Gijón para reclamar justicia por la transición ecológica que está llevando a cabo el ejecutivo central, que está condenando a Asturias a la irrelevancia”.

Este año el acto del día internacional del trabajo se ha celebrado en la Plaza Mayor de Gijón, con un aforo reducido a 200 personas y con medidas sanitarias frente a la pandemia.

Como recoge la Agencia Europa Press, durante su intervención inicial, Fernández Lanero ha recordado al Gobierno que en el siglo pasado la energía que procedía de las centrales térmicas asturianas «calentaban a media España» y contribuían al crecimiento económico. «No entendemos que esta deuda la paguen con una transición injusta con los trabajadores y el territorio», ha lamentado.

El Ejecutivo, ha dicho Fernández Lanero, no puede «condenar a la irrelevancia» a Asturias. Es por ello que el líder de UGT ha criticado que la ministra de Transición Ecológica esté «más preocupada» por la protección al lobo que por defender a los trabajadores de las térmicas y la industria asturiana.

 Ante la postura del Ejecutivo Central, UGT ha pedido al presidente asturiano, el socialista Adrian Barbón, «que ejerza toda su influencia» y «presione» en Madrid para que se cumplan los acuerdos en materia minera e industrial.

 En este sentido el líder de CCOO se ha sumado a la petición realizada por su homólogo, y ha exigido a Barbón que «demuestre» esa influencia en el Consejo de Ministros «de la que alardeaba», y abandone «el papel de delegado del Gobierno». «Queremos vivir y trabajar en Asturias, y las decisiones del gobierno lo están impidiendo», ha aseverado.

VACUNA PARA LOS TRABAJADORES ESENCIALES

Por otro lado, Lanero ha reclamado que se incluya en los programas de vacunación contra el coronavirus a aquellos empleados de servicios que se consideraron esenciales en el inicio de la pandemia, como los trabajadores de supermercados.

   «Pasaron de ser imprescindibles y ahora son invisibles», ha criticado el líder de UGT, quien ha remarcado que España «está en deuda» con todos ellos. Esta deuda, ha agregado, «no se paga con aplausos en los balcones», sino «mejorando las condiciones laborales».

   A juicio de Lanero, los trabajadores «no pueden ser los grandes perjudicados de esta crisis», por lo que ha pedido un fondo de rescate para ellos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

diecisiete − ocho =