A nivel sectorial, el paro cae en términos interanuales en todos los sectores, excepto en la agricultura, destacando la construcción con el mayor descenso (16,7%). Le siguen la industria (9,9%) y los servicios (4,6%). Entre el colectivo de parados de primer empleo cae un 7,4%.

En el mes de mayo se contabilizaron 86.536 parados en Asturias, arrojando una caída interanual del 6,7%, inferior a la media del país (7,7%). La afiliación a la Seguridad Social sube un 1,3% (4.641 afiliaciones más). La contratación sigue siendo mayoritariamente temporal, así del total de contratos registrados en mayo el 93% son temporales, lo que arroja una ratio de 1 contrato indefinido por cada 14 temporales.

Descenso de las tasas de cobertura

Cabe destacar negativamente las cada vez menores tasas de cobertura, con un descenso de más de 4 puntos respecto al año anterior con lo que a día de hoy el 53% de los desempleados no cobra prestación. A lo que se añade la menor calidad de ésta, donde el 57% de los beneficiarios percibe una prestación asistencial, que son de menor cuantía que la contributiva. Todo ello derivado en parte de la excesiva prolongación de la situación de parado, donde el 60,5% de los desempleados lleva más de un año buscando empleo sin encontrarlo. Esto explica que las tasas de pobreza y exclusión social no dejan de aumentar, hasta el 24,2% (en torno a 5 puntos porcentuales más que en 2008) y se disparan los hogares con dificultades para llegar a fin de mes.

A nivel sectorial, el paro cae en términos interanuales en todos los sectores, excepto en la agricultura, destacando la construcción con el mayor descenso (16,7%). Le siguen la industria (9,9%) y los servicios (4,6%). Entre el colectivo de parados de primer empleo cae un 7,4%.

Peores condiciones laborales y menos protección frente al desempleo

En definitiva, estamos ante un escenario donde quien trabaja lo hace en peores condiciones laborales y salariales y quienes no con una menor protección frente al desempleo. Todo ello está generando una clara desmotivación, falta de capacidad de consumo o de tomar decisiones de futuro y por lo tanto un empobrecimiento generalizado de los ciudadanos, como se ha destacado en la última encuesta de condicione de vida donde avanza la pobreza y exclusión social. El crecimiento económico del que se habla se está apoyando en unos pilares débiles incapaces de asegurar un crecimiento socialmente justo y sostenible.

Desde UGT y de cara a los próximos comicios electorales consideramos necesario apostar por iniciativas políticas que apoyen la derogación inmediata de la reforma laboral que tanto daño ha causado a los trabajadores y por un giro radical hacia el progreso social.

No hay comentarios

Dejar respuesta

12 − 5 =