Bajo la convicción de que mejor tener trabajo que no tener ninguno se está avanzando hacia el empobrecimiento de la población trabajadora

La profesora de la Universidad de Oviedo, Ana Rosa Argüelles analizó en su ponencia en la Escuela de Verano Manuel Fernández López Lito, cómo el contexto de crisis económica y cambios productivos ha provocado un cambio en los valores sociales dominantes y cómo esto ha hecho replantearse las finalidades de las normas de derecho del trabajo.

La profesora puso el foco también en la forma en se ha alterado, sobre todo con las últimas reformas laborales, el protagonismo de las distintas fuentes de la relación laboral, donde percibe “un retroceso de lo colectivo, un incremento de la negociación a nivel individual e incluso de los espacios de decisión unilateral del empresario”.

Argüelles se refirió también a los cambios en los sujetos de las relaciones de trabajo y a cómo el ordenamiento laboral parece que no acierta a dar una regulación a nuevos fenómenos para los que la normativa que es insuficiente, sobre todo para el caso de los grupos de empresa, que quedan en manos de la jurisprudencia en la mayoría de las ocasiones.

Habló también de las franquicias, donde existe mucho trabajo supuestamente autónomo “pero que en rigor sería un trabajo subordinado y asalariado, pues se produce la sustitución de asalariados por nuevos franquiciados”. En este aspecto destacó que muchas veces se da cierta inseguridad jurídica para las plantillas del franquiciado en la medida en que el franquiciador influye mucho en cómo se articula la relación laboral pero, al estar al margen de ella, no se han establecido obligaciones.

En su opinión, las últimas reformas están desplazando lo que era el derecho del trabajo por el derecho del empleo, algo que tildó de preocupante señalando que “parece que se está focalizando el análisis en lo que es el estadio previo al nacimiento de la relación laboral y despreocupándose luego de esa relación de trabajo. Bajo esa convicción de que mejor tener trabajo que no tener ninguno se está avanzando hacia el empobrecimiento de la población trabajadora, hacia un trabajo que no es de calidad”.

Argüelles considera equivocada esta fórmula para tratar de solucionar el problema del empleo: “creo que es una forma de operar equivocada. Se está actuando sobre las normas laborales en lugar de sobre las normas del empleo y desplazando una responsabilidad pública hacia entes privados, como en el caso de las nuevas funciones de las empresas de trabajo temporal que ahora pueden ser agencias de colocación”.

Ver noticia de ABC

Leer crónica en soma-fiaugt.es

No hay comentarios

Dejar respuesta

2 + 5 =