Almudena Cueto, responsable de UPTA Asturias, y Eduardo Abad, presidente de UPTA España.

UPTA abre su nueve sede en la ciudad de Oviedo. La organización del trabajo autónomo, que cuenta con sedes territoriales en casi todas las comunidades autónomas, comienza una nueva andadura en el Principado de Asturias de la mano de Almudena Cueto, que será la responsable de la oficina que estará abierta en la planta baja de la sede de UGT Asturias (Plaza General Ordóñez, 1).
Esta nueva etapa se inicia con un claro objetivo, dar al trabajo autónomo asturiano el protagonismo que merece y, sobre todo, apoyar y proteger a aquellos autónomos que se encuentren en una situación de vulnerabilidad tras la pandemia provocada por la COVID-19.
El trabajo autónomo asturiano ha sufrido grandes altibajos en lo que llevamos de 2020. La pandemia ha abocado al cierre a miles de pequeños negocios afectando sobre todo al sector del pequeño comercio. Analizando los tres de los sectores del trabajo autónomo que mayor incidencia tienen el Principado, tales como el comercio, la hostelería y el sector agropecuario en el mes febrero, justo antes de la pandemia, estos colectivos ya registraban cifras preocupantes: el comerció perdía 39 negocios, los autónomos del sector primario registraban 14 bajas y sólo la hostelería crecía con 14 autónomos más.
Las cifras más crudas se registraron durante el Estado de Alarma donde el comercio fue el sector más castigado, con el cierre de 99 establecimientos, la hostelería también perdía 50 autónomos, y el sector agropecuario 7. Durante el mes de junio, con el desconfinamiento en marcha, una leve recuperación trajo la esperanza. El pequeño comercio ganó 37 autónomos más que en mayo, la hostelería 151 establecimientos nuevos, en cambio el colectivo que engloba la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, perdió 37 trabajadores por cuenta propia.
Los datos del mes de septiembre que corresponden al final del periodo estival arrojan un panorama complicado ya que, estos tres colectivos registraron importantes pérdidas: la hostelería perdió 153 negocios, el pequeño comercio 52 establecimientos y el sector agropecuario 30 autónomos.
En el global de todos los sectores durante el 2020, en febrero los autónomos asturianos habían crecido en 170 con respecto a enero, pero en marzo y abril, los meses más crudos de la COVID19 se registraron más de 1000 bajas, el desplome más importante. Repuntaron levemente en junio y julio con casi 600 altas y en septiembre se volvieron a contabilizar 218 bajas en el RETA.
Eduardo Abad, presidente de UPTA, que asistió junto a Javier Fernández Lanero a la puesta en marcha de la nueva oficina, señaló que “no podemos bajar la guardia ante la situación que están viviendo los autónomos asturianos. La pandemia continúa avanzando y son miles de pequeños establecimientos los que están en riesgo. Por ello, pedimos al Gobierno del Principado, que continúe poniendo en marcha medidas, ayudas y políticas que mejoren la situación de los autónomos y autónomas de Asturias».

No hay comentarios

Dejar respuesta

tres + 15 =