Aspecto general de la convención.

La convención anual de delegados y delegadas de UGT Asturias se celebró esta mañana, en un clima de debate y participación en el que se trataron los asuntos que en este momento ocupan la primera plana de los intereses y preocupaciones del sindicato y de los trabajadores y trabajadoras de Asturias.

Mesa de la convención, con los secretarios generales confederal y de Asturias, así como de las federaciones asturianas.
Mesa de la convención, con los secretarios generales confederal y de Asturias, así como de las federaciones asturianas.

El encuentro contó con las intervenciones del secretario general de UGT, Pepe Álvarez, y de UGT Asturias, Javier Fernández Lanero, así como de varios representantes sindicales que abrieron con sus reflexiones la jornada. Al cierre se produjo un animado coloquio entre los asistentes y los miembros de la mesa, entre los que estaban los secretarios generales de las federaciones de la UGT asturiana.

Previamente, Javier Fernández Lanero y Pepe Álvarez mantuvieron un encuentro con los medios de comunicación en el que Álvarez afirmó que «cualquier Gobierno que no gire hacia una política de recuperación y de libertades democráticas tendrá la legalidad que quiera, pero no será legítimo, porque no se correspondería con el cambio que han votado siete de cada diez ciudadanos de este país».

El secretario general hizo también referencia al cierre de las estructuras que nacieron en el 42º Congreso Confederal para tener la organización en plena forma para defender a los trabajadores, crecer en afiliación y ejercer la acción sindical diaria con plenas facultades como, por ejemplo, “exigir un Gobierno de cambio».

Pepe Álvarez se dirige a la asamblea.
Pepe Álvarez se dirige a la asamblea.

Así, afirmó que «el país necesita un Gobierno cuyo programa se corresponda con lo que han votado los ciudadanos, que no es otro que el cambio. Que se aborden aquellas cuestiones que no pueden esperar, como el aumento de las pensiones, del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 1.000 euros al acabar esta legislatura, que se derogue la reforma laboral y que se pongan en marcha las políticas industriales que reactiven la economía».

Añadió que el sindicato no es partidario de unas terceras elecciones, pero si Mariano Rajoy se presenta a otra investidura con el programa de Gobierno que presentó la otra vez y por el que fue rechazado porque no contenía ninguna de las necesidades que tiene la mayoría de la población, “sería un error mayúsculo para este país».

Salarios y negociación colectiva

Pepe Álvarez también hizo referencia a los salarios. La patronal tiene que ser consciente de que esta situación que hemos vivido los últimos ocho años de un trasvase de rentas del trabajo a rentas del capital se ha acabado. “Los salarios y los convenios no crecen y la productividad y los beneficios empresariales se disparan».

Por ello, «la negociación colectiva se debe fortalecer como el instrumento para repartir la riqueza en nuestro país. La reactivación económica y la creación de empleo depende de la mejora de los salarios. Si no hay mejora de poder adquisitivo de los trabajadores el consumo no se va a reactivar y no se va a crear empleo», sentenció.

Sobre la situación actual del PSOE, el Secretario General de UGT dijo que «el sindicato ha vivido la jornada del sábado con impotencia, tristeza y, a la vez, deseo que este partido se recupere cuanto antes y sea capaz de ayudarnos a proteger derechos y libertades de los trabajadores».

«Las decisiones que toman los partidos hay que respetarlas», «pero la mayoría de los ciudadanos de este país necesitan que el PSOE supere cuanto antes esta situación y se sitúe en plena forma en la defensa de los trabajadores».

También añadió que «seguiremos exigiendo, tanto al PSOE como al resto de partidos, que mantengan su compromiso de implementar las 20 actuaciones por el progreso y el bienestar social que les presentamos antes de las elecciones y que casi todos asumieron, porque son las políticas que se deberían desarrollar. El PSOE está ahora en una situación de interinidad y lo que opina este partido lo veremos en los próximos días».

Javier Fernández Lanero durante su intervención.
Javier Fernández Lanero durante su intervención.

Fernández Lanero alerta de la necesidad de un presupuesto para Asturias y pide que se agilice la concertación

Por su parte, el secretario general de UGT Asturias, Javier Fernández Lanero, ante las preguntas de los medios de comunicación, respondió que espera que la presencia de Javier Fernández en la gestora no condicione la gobernabilidad de Asturias y dejó patente que desde UGT «no toca opinar sobre si las personas designadas para integrar la gestora socialista son las adecuadas», sino que lo único que cabe destacar es que «se necesita un partido socialista fuerte y que sea clave como hasta ahora». «De la gestora esperamos que construya, que trabaje para unir y que defienda los intereses de los trabajadores. Un partido fuerte y unido al que exigiremos que defiendan los derechos de los ciudadanos”, explicó.

Fernández Lanero insistió en centrar la convención de delegados y delegadas en temas propiamente del sindicato como las elecciones sindicales. También pidió al presidente asturiano un impulso a la concertación regional –“más rapidez y proactividad”- en materias como el foro por la industria o la introducción de cláusulas sociales en la contratación publica y volvió a advertir sobre la necesidad de que Asturias cuente con unos presupuestos el próximo año –“por los retrasos y la excesiva burocracia que genera una prórroga”- y pidió “ a las fuerzas de izquierda que se pongan de acuerdo”.

convencion-delegados-ugt-asturias-adif
Antidio Fernández
convencion-delegados-ugt-asturias-herminio
Herminio González
convencion-delegados-ugt-asturias-marisol
Marisol Gómez
convencion-delegados-ugt-asturias-procoin
Emilio González

Intervenciones de los delegados

Abrió la convención el secretario de organización de UGT Asturias, Abel Suárez, que dio paso a las intervenciones de cuatro representantes sindicales, quienes comentaron aspectos concretos de sus respectivos sectores. El primero en tomar la palabra fue Antidio Fernández, de ADIF, que incidió en la necesidad de potenciar el transporte público en Asturias y finalizar las infraestructuras pendientes. También pidió al gobierno un plan de movilidad ciudadana. A continuación, Herminio García, del Banco Popular, desarrolló un relato de las vicisitudes de los trabajadores del sector de banca en estos años de crisis, donde se han reducido 70.000 puestos de trabajo en España y se han cerrado 15.000 oficinas, con la incidencia que ello tiene para los empleos en el sector, pero también para otro tipo de puestos de trabajo relacionados y el impacto de todo ello en la seguridad social y en entidades como Fogasa. Seguidamente, Emilio González, trabajador de Procoin, hizo un recorrido por los problemas del sector de construcción, que en Asturias pasó, con la crisis, de 31.000 empleos a 8.400. Reclamó más inversión pública, más formación, I+D+i y la introducción de cláusulas sociales en la contratación pública porque en la situación actual (sólo se valora el precio) “el que más sufre es el trabajador”. Cerró este turno Marisol Gómez, de la Junta de personal del Principado de Asturias, que comentó los problemas de los empleados públicos y reclamó la reversión de los recortes aplicados en estos años.

No hay comentarios

Dejar respuesta

2 × cuatro =