Estimadx compañerx:

Finaliza un año cargado de acontecimientos y quiero compartir contigo algunas valoraciones y reflexiones, no sin antes desearte unas felices fiestas y un feliz año 2020 cargado de salud, empleo digno y prosperidad para ti y los tuyos.

Nuestro sindicato está sometido habitualmente a las urgencias del día a día y de vez en cuando necesitamos pararnos y reflexionar sobre la realidad vivida durante este año 2019 que dejamos atrás.

Comenzábamos el año con movilización bajo el lema ALCOA NO SE CIERRA, advertíamos que estábamos ante el inicio de una reconversión industrial y cerramos el año reivindicando un Pacto de Estado por la Industria que contenga una política energética estable que haga que nuestras industrias sean competitivas, necesitamos que la transición sea justa y solo lo será si lo es con el empleo y con aquellos territorios que más van a sufrir el impacto de la descarbonización.

El 4 de marzo se disolvían las corte generales y se convocaban elecciones generales para el 28 de Abril, desde ese momento la UGT tenía claras sus propuestas, queríamos un Gobierno de España progresista, había llegado el momento de cambiar las cosas, de imponer la agenda social y poner en el centro de todas las políticas a las personas, desgraciadamente nos veríamos en la obligación de volver a plantear nuestras propuestas con la nueva convocatoria de elecciones generales en el mes de Noviembre, en ese momento y en la actualidad seguimos manifestando que tiene que constituirse un gobierno progresista, sólido que derogue la reforma laboral que sólo ha traído precariedad al mercado laboral, la derogación de la reforma de las pensiones del año 2013, eliminando así el factor de sostenibilidad, determinar que la subida de las pensiones se ligue al IPC por ley y seguimos exigiendo un reparto de la riqueza estableciendo un salario mínimo interprofesional de 1.000€ así como la aprobación inmediata del estatuto para la industria electrointensiva.

Aquel 10 de Noviembre veíamos como crecían la extrema derecha en nuestro país, aquellos que niegan la violencia contra las mujeres, una lacra que ya dejan más de 1000 mujeres asesinadas desde que existen registros y 55 durante el año 2019, debemos seguir exigiendo el fin de la violencia contra la mujeres, el cumplimiento y una mayor dotación económica para poner en marcha todas las medidas contempladas en el Pacto de Estado por la Violencia de Género. Pero también nos preocupa la brecha salarial donde Asturias se encuentra a la cabeza de la lista con mayor porcentaje por lo que estamos exigiendo una Ley de igualdad salarial, es fundamental legislar para erradicar cualquier tipo de discriminación por razón de sexo, que implica salarios, prestaciones y pensiones más bajas. Para visualizar todas estas reivindicaciones, el mejor momento llegó el 8 de Marzo, jornada histórica, toda la sociedad se manifestaba exigiendo un compromiso por la igualdad y el fin de las violencias machistas.

Llegaba el 1 de Mayo, UGT llamaba a convertir el día del trabajo en una jornada de revolución social bajo el lema, Primero las personas. Más derechos, más igualdad, más cohesión, volvimos a salir a la calle reivindicando a los Gobiernos que habían salido de las urnas unos meses atrás que era el momento de poner a las personas en el centro de las políticas.

A lo largo de este año también nos hemos estado movilizando por la negociación colectiva, convenios colectivos bloqueados, con convocatorias de huelga, era imprescindible avanzar en la mejora de los salarios para recuperar el poder adquisitivo perdido durante los años de crisis, algunos se solucionaron pero otros se verán abocados por la cerrazón de la patronal a la huelga, como el convenio de minoristas que por segundo año consecutivo se encuentra en estas fechas con una convocatoria de huelga, la escasez de líderes empresariales que deberían jugar un papel fundamental en la economía de Asturias da como consecuencia patronos que quieren beneficios a costa de reducir las condiciones laborales de las y los trabajadores

Las perspectivas no son buenas, nuestra región se enfrenta a una transición energética acelerada, con una reconversión industrial que afecta directamente al corazón de Asturias, un déficit histórico en infraestructuras, claves para la comunicación y un grave problema demográfico donde somos la comunidad autónoma con menor tasa de natalidad y más envejecida.

Pero Asturias ha sido y es una región con fortalezas, que se crece ante las adversidades, por eso debemos de seguir proponiendo medidas para la Asturias del futuro, creando conciencia colectiva e implicando a todas las administraciones, agentes sociales y económicos. Medidas como tener una infraestructuras del siglo XXI, con la constitución de un área metropolitana central que requiere de compromisos políticos, el corredor Atlántico, la regasificadora o la conectividad a internet en las zonas rurales.

Reclamamos a los partidos de izquierdas a que tengan altura de miras que sean responsables y que acuerden unos presupuestos regionales para el año 2020 donde prime la inversión social, afrontamos el año 2020 con la negociación del acuerdo de concertación donde nuestro objetivo será que las medidas contempladas en el mismo lleguen a las personas que más lo necesiten, apostamos por la creación de un nuevo Consejo Económico y Social como instrumento necesario y fundamental ya que contribuye a hacer una democracia más participativa como plataforma de permanente dialogo y deliberación.

En UGT Asturias, si algo hemos aprendido es que nadie nos ha regalado nada, detrás de cada conquista social ha estado presente a lo largo de la historia un o una ugetista, por ello, vamos a seguir trabajando por una sociedad más justa y más igualitaria.

Felices fiestas y un fuerte abrazo.

 

       Javier Fernández Lanero
       Secretario General de UGT Asturias

No hay comentarios

Dejar respuesta

6 + 5 =