Los datos del paro registrado en el mes de mayo arrojan una moderación en el crecimiento respecto a los meses anteriores, desde que comenzara la crisis sanitaria el pasado mes de marzo.

El desempleo apenas varia respecto al mes anterior con un ligero incremento del 0,1%, por debajo de la media nacional del 0,7% y se contiene también la caída del empleo, tal y como se aprecia en el descenso del 0,1% de la afiliación a la Seguridad Social.

Parece por lo tanto contenerse los efectos devastadores del COVID19 sobre el mercado laboral en paralelo a la contención del propio virus y del inicio del proceso de desescalada.

La situación, no obstante, respecto al año anterior es sustancialmente diferente y así entre los meses de mayo de 2019 y 2020 se produce un incremento de 13.663 parados más y una caída de 16.310 afiliaciones. Con todo, mayo se cierra con una importante cifra de parados de 83.860.

Por sectores de actividad destaca el incremento interanual en todos ellos y una contención en los dos últimos meses en Construcción e industria.

Desde UGT Asturias queremos poner el acento en las siguientes cuestiones:

  • La importancia que han tenido y tienen los ERTES puestos en marcha en el mes de marzo asociados a los efectos del COVID que es necesario mantener más allá del mes de junio para contener el paro, así como para proteger a los trabajadores y trabajadoras y lograr una incorporación ordenada al mercado laboral.
  • La necesidad de reactivar la economía, de recuperar la actividad de los sectores productivos, asegurando en todo momento la salud de los trabajadores y trabajadoras.
  • Vigilar y evitar el aumento de las diferencias de género en el mercado laboral. A día de hoy más de la mitad del paro registrado lo conforman las mujeres (55%) y éstas, a diferencia de los hombres, arrojan un incremento del paro entre los meses de abril y mayo.
  • Otro colectivo vulnerable sobre el que es necesario implementar medidas es el de los jóvenes que han visto truncada su ya de por sí difícil incorporación al mercado laboral.
  • Es fundamental proteger a los ciudadanos y ciudadanas de los efectos negativos laborales, económicos y sociales de la crisis sanitaria garantizando unos ingresos económicos para cubrir sus necesidades vitales y su incorporación laboral. De ahí nuestra valoración favorable del recientemente aprobado Ingreso Mínimo Vital para el conjunto del Estado.
  • Finalmente destacar la importancia de abordar las medidas del proceso de desescalada en el necesario ámbito del diálogo social.

No hay comentarios

Dejar respuesta

dieciocho − cinco =