UGT y COO y la Federación de Asociaciones de Mayores del Principado de Asturias continúan en la calle para exigir la derogación de la reforma de las pensiones de 2013 y la adopción de medidas eficaces para garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Por ello se han llevado a cabo nuevas movilizaciones este miércoles 16 de mayo.

En esta ocasión se realizaron cadenas humanas alrededor de las sedes del Banco de España en todo el país. En Asturias, tuvo lugar en Oviedo con una cadena alrededor de la sede del Banco de España. Previamente, la manifestación partió de las oficinas del INSS donde entregamos el manifiesto a la subdirectora en Asturias, y pasó por Delegación del Gobierno, donde para hacer entrega también del documento al delegado.

Francisco de Asís García y Manuel Francisco Menéndez durante la rueda de prensa de presentación de la movilización.

En la presentación de esta movilización ante los medios, el secretario general de la Unión de Jubilados y pensionistas de UGT Asturias, Manuel Francisco Menéndez, señaló que el Gobierno central “no ha cumplido ninguna de las expectativas de los pensionistas. Más aún -afirmó-las medidas puestas en marcha por el Ejecutivo de Mariano Rajoy chocan frontalmente con nuestras peticiones”.

Advirtió que los pensionistas siguen “cabreados e indignados al ver cómo el Gobierno pretende enfrentar al colectivo y sigue ninguneando la Comisión Parlamentaria del Pacto de Toledo”. También informó que, además de esta movilización, UGT Asturias fletará un autobús para viajar a Madrid y colaborar en la cadena humana que rodeará la sede central del Banco de España.

Por su parte, Francisco de Asís García, de CCOO, insistió en que los pensionistas regresan a la calle para exigir la revalorización de las pensiones vinculada al IPC, además de la derogación de la reforma de las pensiones de 2013, una norma que considera que “está haciendo mucho daño en la actualidad y lo hará en el futuro”.

Así, para las organizaciones convocantes, las concesiones del Gobierno a varios grupos políticos en el periodo de negociación de los PGE son insuficientes y mantienen sus objetivos íntegramente pues consideran que los últimos anuncios no han cambiado nada sustancial.

Además de la derogación de la reforma de 2013, exigen al Gobierno el carácter retroactivo del incremento de las pensiones desde enero de 2018, ya que la entrada en vigor de los Presupuestos, si son finalmente aprobados, está prevista para junio y la estimación del coste de la revalorización de pensiones debe garantizar un incremento de pensiones que garantice su poder adquisitivo desde principios de año.

Señalaron además que para que no haya pérdida de poder adquisitivo, no basta con subir las pensiones conforme al IPC previsto, como se ha anunciado, sino que la fórmula de revalorización acordada en el Diálogo Social en 1996, que ha generado el mayor periodo de nuestra historia reciente con garantía de poder adquisitivo de las pensiones, derogada por la reforma de 2013, establecía una necesaria cláusula de revisión -una vez que el IPC anual sea definitivo- que ahora no aparece.

Todo ello, no hace sino abonar la necesidad de derogar la reforma de 2013 en su integridad, ahora sólo desplazada en el tiempo en su ejecución: tanto el Índice de Revalorización de Pensiones, como el Factor de Sostenibilidad que se definió en ella.

Seguimos en lucha por las pensiones!

No hay comentarios

Dejar respuesta

5 × cinco =