“Tenemos un problema muy serio, el tiempo de Alcoa se acaba”. Así comenzó Javier Fernandez Lanero la rueda de prensa que ofrecieron esta mañana los secretarios generales de UGT, UGT Asturias, FICA UGT Asturias y las secciones sindicales de Alcoa en las fábricas de Avilés Coruña y San Ciprián. Un encuentro con los medios que se celebró inmediatamente después de la reunión que los dirigentes sindicales mantuvieron para analizar una situación, que se ha complicado aún más al confluir el proceso con las recientes Elecciones Generales, que han trastocado el calendario. En su alocución, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, insistió en que “lo que nosotros queremos es que se cumpla el compromiso al que se llegó a finales de año en relación a dar viabilidad a las dos fábricas que Alcoa quería cerrar”.

Para Álvarez, la pelota está en el tejado de la Administración y de la empresa, por lo que exigió al Gobierno “la aprobación del Estatuto de las industrias electrointensivas tan pronto como sea posible legalmente, pero previamente tiene que haber un compromiso de los Grupos del parlamento español de que lo ratificarán”. UGT cree que de tal manera se podrá suplir la no aprobación del Estatuto previa a la celebración de las Elecciones Generales.

La responsabilidad del Gobierno, recordó Álvarez, es “poner el precio de la energía en niveles convergentes con los que existen en la Unión Europea”. También dar solución a las consecuencias para el desarrollo de lo acordado en Alcoa del cambio en los tiempos que han supuesto las elecciones: “si eso modifica de alguna manera los plazos es el Gobierno de España el que ha cambiado los momentos en los que estábamos”, dijo.

En cuanto al papel de la empresa, a ésta le toca “poner lo que está estipulado de su parte, que es un precio razonable para que la continuidad se pueda producir” afirmó el secretario general del sindicato, dispuesto a rechazar todo tipo de excusas. “Vamos a ser absolutamente exigentes, y la movilización, pero también la vía jurídica, son instrumentos que tendremos presentes” añadió.

Pepe Álvarez, que se encuentra en Asturias con motivo de los Premios Primero de Mayo, está aprovechando para desarrollar una agenda en la que mantendrá encuentros con sectores o empresas en problemas. Además de Alcoa tiene previstas reuniones con los trabajadores del conservatorio del Nalón, la central térmica de Lada y Arcelor.

En línea con la problemática industrial que está surgiendo con fuerza en Asturias, Álvarez lanzó un mensaje al nuevo Gobierno de España: “creemos que es plenamente compatible la industria con el respeto al medio ambiente; la transición ecológica es necesaria para este país y podemos tener una industria que la favorezca, que pueda ayudar a la recuperación del medio ambiente con pleno respeto a los puestos de trabajo”.

José Luis Combarro, Daniel Cuartas, Jenaro Martínez, Pepe Álvarez, Javier F. Lanero y Jose Ramón Paseiro durante la rueda de prensa que ofrecieron en Oviedo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

9 + once =