UGT ha constituido la asociación juvenil RUGE (Revolución Ugetista) que aglutinará a los jóvenes del sindicato en una asamblea, celebrada el pasado fin de semana, que contó con la asistencia de tres representantes de la Unión General de Trabajadores de Asturias, Xuan García Vijande, María Rico García y Pedro López Hevia.

RUGE, cuyo portavoz es Eduardo Magaldi, tiene como finalidad dar la voz a los jóvenes desde la apuesta por un sindicato inclusivo, participativo y con más autonomía para ellos y ellas.

En este sentido, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, manifestó en la clausura de la asamblea constituyente que RUGE tiene que ser “una organización de jóvenes y para los jóvenes, que le diga al sindicato qué piensa y qué quiere”. También resaltó que quiere que esta organización “tenga vida, que sea la voz de los jóvenes, que acuda a los centros de trabajo donde la juventud sea más explotada, que les diga las cosas por su nombre y que sea capaz de generar un movimiento en el entorno del sindicato que nos sirva para que los jóvenes tengáis derechos y libertades desde el primer día que empezáis a trabajar”.

María, Xuan y Pedro, representantes de UGT Asturias en la asamblea constituyente de RUGE.

El Secretario General recordó que las decisiones políticas que está tomando el sindicato son básicamente para defender a los trabajadores y trabajadoras jóvenes. Así, destacó que “tenemos que trabajar en los problemas de hoy de los jóvenes y hoy tenéis problemas muy serios no solo en el acceso, sino en la precariedad, las condiciones de trabajo”.

También apuntó como objetivos importantes incorporar a la juventud hoy a la lucha por el sistema de pensiones, “como lo es también luchar contra la precariedad, desde los contratos en prácticas que se convierten en eternas, a los becarios y a otros contratos que pueden servir para camuflar situaciones”.

1 Comentario

  1. La problemática laboral de l@s jóvenes es la misma que la del resto de trabajadores pero… agravada. La acción sindical de UGT debe considerar a la totalidad de “los trabajadores”, entendidos en concepto de clase, más allá de la edad, el sexo, la capacitación, e incluso su situación laboral (activos, desempleados, pensionistas) para luchar y defender sus intereses, que son los de todos, y construir una sociedad más igual y solidaria. Los departamentos, asociaciones o cualquiera otra fórmula que busque reflejar situaciones específicas, debe residenciarse en los órganos “ejecutivos” del sindicato, allá donde se adoptan las decisiones y se tiene capacidad real de interlocución; y a partir de ellos proyectarse con propuestas y compromisos hacia la sociedad, solo así se ganará en credibilidad y se integrarán las políticas específicas reforzando, desde perspectivas heterogéneas, a la Unión General de Trabajadores.

Dejar respuesta

dieciocho + doce =