2016 se presenta como un año de oportunidades para terminar con los recortes y las desigualdades

Tras varios años de crisis dejamos atrás 2015 donde los recortes y la precariedad laboral y salarial, el avance de las desigualdades y la exclusión social han seguido avanzando en un contexto de mejora de la economía que no se ha trasmitido a los trabajadores.

2016 debe ser un año de oportunidades para que la recuperación económica permita acabar con los recortes de derechos laborales y las desigualdades producidas y para ello es necesaria la responsabilidad y compromiso de todos: políticos, empresarios y sindicatos.

A lo largo de año 2015 las mejoras que han arrojado los indicadores macroeconómicos de crecimiento no se han trasladado al mercado laboral, ni revertido en una mejora de las condiciones laborales y sociales de los trabajadores, como tampoco en una recuperación de nuestro modelo de bienestar, dañado gravemente en estos años.

La crisis y las políticas de ajuste impuestas a rodillo por el uso y abuso de la mayoría parlamentaria del Gobierno del Partido Popular, ha venido conformando un mercado laboral precario, de bajos salarios, de una alta temporalidad y pérdida de derechos, fruto fundamentalmente de la reforma laboral de 2012.

A todo se han unido recortes en el campo de derechos y libertades fundamentales que llevaron a más de 300 trabajadores en toda España y 40 en Asturias a duras e injustas condenas por ejercer la actividad sindical y el derecho constitucional de huelga.

La senda de los recortes ha extendido sus efectos a pensionistas y perceptores del Salario Mínimo Interprofesional, que ha tenido un incremento desde el año 2011 de 13,70 euros, con lo que ello supone en términos de poder adquisitivo para un salario ya de por sí bajo.

Los datos son contundentes y desvelan como el descenso del paro se ha visto impulsado por una pérdida de activos, sin afianzarse el proceso de recuperación del empleo que además es en su mayoría temporal y de bajos salarios. La temporalidad alcanza ya a una cuarta parte de los asalariados en Asturias y sólo 1 de cada 14 contratos son indefinidos, siendo el 44% inferiores al mes y un 40% de tiempo parcial, en su práctica mayoría involuntarios y ocultando mayores jornadas efectivas.

Preocupante resulta el perfil de los parados, donde el 60% llevan más de un año buscando empleo, la tasa de paro juvenil supera al 40% y con todo ello, la tasa de cobertura se ha venido desplomando hasta situarse tan sólo en el 51%. Casi la mitad de los parados no reciben prestación económica frente al desempleo.

Cabe destacar, en Asturias, la favorable evolución de la Industria durante el pasado año, que con un peso del 19,3% en nuestra estructura productiva es un elemento clave para el desarrollo económico y del empleo.

Desde la UGT denunciamos los datos de siniestralidad laboral y hacemos llegar nuestra solidaridad y condolencias con las víctimas y sus familiares. No bajaremos la guardia en la reivindicación y exigimos las medidas necesarias para garantizar la salud y seguridad en el trabajo. Son 14 las muertes por accidente laboral en los que va de año, lo que supone un trágico balance de más de un muerto por mes, cifra del todo inaceptable.

Con todo desde UGT Asturias, reivindicamos un cambio de política económica por parte del Gobierno de España para que la recuperación llegue a todos los ciudadanos y se sienten las bases para un crecimiento sostenible que permita terminar con la pobreza y la desigualdad generadas en los últimos años. En este sentido, el año 2016 se presenta como un año de oportunidades para aprovechar el posible cambo de ciclo económico. Pero para ello y ante el escenario político de fragmentación de parlamentos, tanto nacional como asturiano, desde UGT Asturias reivindicamos actitudes políticas responsables que favorezcan al conjunto de los ciudadanos reforzando el estado de bienestar.

Por último, desde UGT Asturias afronta el año 2016 con ánimo de cambio para vencer las dificultades con espíritu constructivo y establecer propuestas para la recuperación de derechos, empleo y protección social. Hacemos un llamamiento a los diferentes actores políticos, empresariales y sindicales para alcanzar consensos en beneficios de las personas y los trabajadores.

No hay comentarios

Dejar respuesta

5 × cinco =