El Tren de la libertad partirá de Asturias para llegar a la estación de Atocha de Madrid, el sábado día 1 de febrero||La reforma supone una vuelta de tuerca más al recorte de los derechos de las mujeres y de la sociedad española.

UGT Asturias se sube al Tren de la libertad que han puesto en marcha las mujeres de la Tertulia Feminista les Comadres y Mujeres por la Igualdad de Barredos al considerar que se debe dar una respuesta ciudadana a la reforma de la ley del aborto planteada por el Gobierno de Rajoy, por cuanto constituye un ataque injustificable a la libertad de decidir de las mujeres.

Por este motivo han invitado a la sociedad asturiana a sumarse a las acciones que se organicen desde los distintos grupos, asociaciones y colectivos de mujeres para conseguir la retirada de ese Anteproyecto de Ley, entre las que se encuentra el Tren de la libertad que partirá de Asturias para llegar a la estación de Atocha de Madrid, el sábado día 1 de febrero.

La Unión General de Trabajadores de Asturias se solidariza con esta acción y se sube al Tren de la libertad para mostrar su rechazo frontal a la Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo, que supone una vuelta de tuerca más al recorte de los derechos de las mujeres en general y la sociedad española en su totalidad.

La reforma aprobada el pasado viernes, 20 de diciembre es un retorno a la situación previa al año 1985 para la mayor parte de las interrupciones voluntarias del embarazo. Una situación en la que se pone en riesgo la vida y la integridad de las mujeres, que se puede calificar de integrista, hipócrita y dogmática.

Si no lo impedimos con la movilización, la nueva Ley establecerá que la interrupción del embarazo es un delito salvo en dos supuestos (violación hasta semana 12 y grave peligro para la vida o salud física y psíquica de la embarazada semana 22). El grave peligro será diagnosticado por los médicos y la malformación fetal no será en sí mismo un motivo legal.

En definitiva con esta reforma el Sr. Gallardón y el PP ponen fin a la ley actual que considera un derecho la interrupción del embarazo de forma voluntaria (en las 14 primeras semanas) como ocurre en más de veinte países de la Unión Europea. Ello supone que estamos viviendo una involución generalizada en lo que se refiere a la igualdad y a los derechos de las mujeres, donde se imponen las tesis más ultraconservadoras de la derecha política.

Una imposición a la que daremos respuesta a través de nuestra participación en el Tren de la libertad y de las distintas movilizaciones que se pongan en marcha para combatir las políticas regresivas del Gobierno en materia de derechos ciudadanos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

diecinueve − diez =