Fernández Lanero dice que el cambio necesario requerirá movilización

El secretario general de UGT Asturias dirige una carta a los afiliados y afiliadas en la que hace balance de 2016 y detalla las prioridades de cara al próximo futuro.

0
1346

El secretario general de UGT Asturias, Javier Fernández Lanero, ha dirigido una carta a los afiliados y afiliadas del sindicato, con motivo de fin de año, en la que aprovecha para hacer un breve balance de lo que ha supuesto 2016 y plantea retos y objetivos para 2017. Fernández Lanero denuncia las injustas políticas de austeridad y sus nefastos resultados,  apuesta por una nueva política con las personas como centro y recalca que para conseguir el cambio necesario será precisa la movilización. El texto íntegro es el siguiente:

“Estimada compañera, estimado compañero,

Permíteme compartir contigo una breve reflexión en estos momentos de fin de año, habitualmente propicios para hacer balance de lo acontecido y establecer nuevos propósitos y objetivos.

2016, al igual que los anteriores, también ha sido un año muy duro para los trabajadores y trabajadoras de este país. Hemos crecido en términos de Producto Interior Bruto y se han producido algunas mejoras en determinadas magnitudes socioeconómicas, pero esto no se ha trasladado a las personas.

La realidad es que uno de cada cinco españoles en edad de trabajar no puede hacerlo, y que la mitad de los jóvenes está en el paro; que ha seguido creciendo la desigualdad y la injusticia social, con uno de cada cuatro españoles en riesgo de pobreza; que trabajar ya no es sinónimo de poder vivir dignamente; que uno de cada tres asalariados cobra menos del salario mínimo interprofesional; que los contratos son cada vez más precarios y temporales; que cada vez hay más familias –1.400.000– con todos sus miembros en desempleo; más personas que afrontan durísimas condiciones cada invierno porque no tienen acceso a calefacción, ni a luz, ni a unas condiciones mínimas de vida; más familias en una situación de abandono absoluto, sin ningún tipo de ayuda social.

Esa es la realidad. Fruto de unas políticas injustas de austeridad que se nos han presentado como inevitables cuando no lo son. Fruto de una reforma laboral que ha legalizado distintas formas de explotación y de la política involucionista del PP, que se aprovechó la crisis para recortarnos no sólo derechos, sino también libertades.

Tenemos que lograr que cambien las políticas que nos han llevado a esta situación y ser conscientes de que ello requiere movilización, porque si no lo peleamos los trabajadores y trabajadoras nadie lo va a hacer por nosotros.

Por eso diciembre ha vuelto a ser un mes intenso, con más de sesenta manifestaciones en todo el país para exigir el cambio de políticas, incidiendo sobre todo en cuatro grandes ejes: empleo (creación y calidad), sostenibilidad del sistema público de pensiones, subida de los salarios y mejora de la protección social.

Queremos un verdadero diálogo social con el Gobierno y una política económica, social y laboral que redistribuya entre los ciudadanos la riqueza que se está generando en el país, y que permita recuperar los derechos perdidos por los ciudadanos durante la crisis y los recortes, y así rescatar a las personas de la recesión.

Desde ese punto de vista –el de dar prioridad a las personas– valoramos positivamente que, en virtud del acuerdo alcanzado, Asturias pueda contar finalmente en 2017 con unos presupuestos que destinan a gasto social un elevado porcentaje (68,7%) y que además contemplan 311 millones para inversión productiva, una partida que aumenta por primera vez desde que el inicio la crisis en 2009.

No quiero terminar sin comentar nuestra preocupación por el devenir de la Unión Europea, con una imagen muy deteriorada por empeñarse en sus ineficaces y dañinas políticas de austericidio y, entre otras cuestiones, por cometer tremendos errores en materia de derechos humanos con la pésima gestión de la crisis de las personas refugiadas. Son enormes torpezas que han dado lugar a la proliferación de opciones políticas de ultraderecha, xenófobas y extremistas. Por eso es fundamental que la Unión Europea corrija su rumbo, para que vuelva a ser percibida por la ciudadanía como un espacio de convivencia en democracia, paz, libertad y bienestar.

Queremos que 2017 sea escenario de los cambios necesarios. Es hora de recuperar a las personas y también de recuperar Europa. La Unión General de Trabajadores está dispuesta a luchar esta batalla para defender los derechos e intereses de los trabajadores y trabajadoras y lograr que sean restituidos.

Nada más, te deseo un feliz año nuevo, con salud, prosperidad y trabajo. Quedo a tu disposición. Un abrazo muy cordial.”

No hay comentarios

Dejar respuesta

3 + 8 =