“A priori nos gusta el nuevo Gobierno, en especial su apuesta por las mujeres. Nos gustan las primeras declaraciones que están realizando, que van en la línea de lo que venimos demandando desde hace tiempo”, señaló ante los medios de comunicación el secretario general de UGT Asturias, Javier Fernández Lanero, minutos antes de iniciarse el IV Comité del sindicato que hoy analiza la situación social, económica y política actual, entre otros puntos del orden del día. “No obstante, prosiguió, vamos a estar atentos a los hechos y no a lo que se diga. Continuaremos con nuestra agenda social porque creemos que es fundamental revertir determinadas leyes que puso en marcha el anterior Gobierno y que han traído mucha desigualdad”.

Fernández Lanero, que ha celebrado también que ya se esté hablando de una ley para formar a los jueces en materia de igualdad, puntualizó que el sindicato continuará exigiendo la derogación de la reforma laboral, la puesta en marcha de un sistema de financiación estable para el sistema público de pensiones, el impulso de una ley de igualdad salarial y la subida de los salarios.

Sobre asunto manifestó que se trata de “algo que todo el mundo entiende” y confía en que “en los próximos días se produzca un acuerdo con la patronal a nivel nacional para subir los salarios, “especialmente a quienes menos tienen”. Pidió además que no haya un convenio por debajo de los mil euros.

En el caso de Asturias, se ha mostrado confiado en que la FADE “entre por el camino de la necesidad de fijar y subir salarios”, al igual que la patronal estatal, teniendo en cuenta los buenos datos económicos de la región y tachó de populismo las recientes declaraciones del presidente de FADE en las que manifestó que antes de repartir había que crear riqueza. “Lo que cabe ahora es que el crecimiento económico también llegue a las personas, no digamos cosas que te hacen quedar muy bien ante las empresas y basémonos en datos objetivos. En Asturias hay que apostar por subir salarios y generar empleos de calidad”.

El secretario general también se refirió a la minería del carbón, aspecto en el que recordó que Pedro Sánchez “siempre tuvo” un compromiso en Asturias con la minería y el carbón. “Espero que se cumpla, añadió, sabiendo además que gran parte de los apoyos que tuvo los empezó a tener y surgieron en Asturias”.

Así, aprovechó para exponer el planteamiento de la UGT de Asturias: “apostamos por un mix energético en el que las renovables tienen un papel importantísimo”, ha explicado, al tiempo que recordó que el 17,4 por ciento de la energía generada en 2017 procede de las térmicas a través de la quema de carbón. “Prescindir de ello es absurdo, no tiene ningún sentido, las renovables no tienen ninguna capacidad de almacenamiento y tiene que haber una transición energética donde todas las fuentes tengan cabida”, subrayó.

En cuanto a los trabajos del IV Comité, éste realizó un análisis del proceso de la moción de censura que situó al socialista Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno después de la sentencia de la Audiencia Nacional que condena al Partido Popular por corrupción destacando que el cambio de este ciclo político puede ser una oportunidad para recuperar la agenda social, trabajar por la recuperación democrática y poner de nuevo a las personas en el centro de la política, por lo que entendemos que desde el nuevo Gobierno es absolutamente prioritario que se establezcan mecanismos para el reparto de la riqueza, con mejores salarios, políticas de igualdad, de protección social, mejores pensiones, sanidad, educación y vivienda, un plan de choque por el empleo y una verdadera política industrial.

Por ello, el comité considera imprescindibles la derogación de la reforma laboral, la derogación de la reforma del sistema de pensiones de 2013, y la aprobación de una ley de igualdad salarial así como la derogación de la denominada Ley Mordaza, el artículo 315.3 del código penal, el cual mantiene a más de 300 sindicalistas encausados por ejercer su derecho a huelga.

El Comité analizó también la situación política económica coyuntural. En cuanto a la situación de crecimiento de la economía española, que comenzó en el año 2014, ya son 4 años de expansión de la actividad, de creación de empleo y de la mejora de la posición fiscal y financiera de nuestro país. En el caso de nuestra región llevamos 3 años de crecimiento consecutivo del PIB intensificándose en el último año, con un tasa del 3,5% superando la media nacional, las empresas no solo no obtienen beneficios superiores a los de antes de la crisis, sino que aumentan a un ritmo récord, sin embargo, las familias ven como la recuperación no llega como una mejora real a su calidad de vida.

A pesar del aumento de la producción industrial y del sector terciario, como el transporte y el turismo el paro se sitúa en 73.620 desempleados y desempleadas, 5.700 menos que hace un año, pero las condiciones laborales de los empleos que se crean siguen siendo precarias, donde sólo 1 de cada 10 contratos es de carácter indefinido y el 40% son de menos de 1 semana si además sumamos que la mitad de los parados son de larga duración y el 54% no tiene prestación hace que nuestro país se sitúe en el tercero a la cabeza de la Unión Europea en cuanto a riesgo de pobreza. La precariedad laboral, incide también negativamente en la seguridad y salud en el trabajo con el consiguiente aumento de la siniestralidad laboral, en el año 2.017 fallecieron en accidente laboral 618 trabajadores (10 en Asturias), es decir, una media de 2 trabajadores al día.

Ante esta situación, la Unión General de Trabajadores está respondiendo con diálogo, propuestas, presión y movilización que den vuelta a la situación de precariedad e inestabilidad que sufre nuestro mercado laboral. Es necesario, activar la movilización con el fin de presionar a las organizaciones empresariales para que modifiquen su actitud y negocien aumentos salariales y condiciones laborales acordes con la nueva situación de bonanza económica y elevados beneficios empresariales. Nuestras exigencias pasan por un incremento salarial con referencia al IPC que contribuya a recuperar el poder adquisitivo perdido durante los últimos años, además de la necesidad de que ningún convenio colectivo tenga una categoría profesional por debajo de los 1.000€ mensuales.

UGT sigue defendiendo la implantación de una Ley de igualdad salarial que contribuya a la desaparición de una brecha salarial más que evidente y que en el caso de Asturias se encuentra en el 28%, muy por encima de la media nacional. Así como la implantación de Planes de Igualdad en empresas de menos de 250 trabajadores.

Para el Comité resulta prioritaria la puesta en marcha, inmediata, de un Pacto regional por la Industria, más si cabe, en una región industrializada como la nuestra, porque tiene gran capacidad de generación de riqueza y creación de empleo y sirve de motor de arrastre de otros sectores. En dicho pacto se tiene que definir un mix energético equilibrado y diversificado donde todas las fuentes de energía estén presentes, incluido el carbón autóctono. Es necesario aumentar la inversión tanto pública como privada en I+D+i para equipararla a la media del entorno nacional y comunitario que nos permita alcanzar un modelo productivo más eficiente.

El comité sigue exigiendo a las Administraciones Públicas, tanto central como autonómica, a que hagan una apuesta firme, contundente y verdadera en materia de infraestructuras para nuestra región, la puesta en marcha de la Variante de Pajares, de las conexiones de los puertos, la Autopista del Mar, son algunas de las infraestructuras de nuestra región y con las cuales tiene una deuda el Gobierno Central.

El acuerdo del Gobierno anterior con PNV para sacar unos presupuestos adelante llevaba consigo la revalorización de las pensiones al IPC durante los años 2018 y 2019 y la postergación del factor de sostenibilidad hasta 2023, reivindicaciones que pedíamos en todas las movilizaciones. Aún con estas medidas seguimos exigiendo la derogación de la reforma del sistema de pensiones del año 2013 ya que no garantiza la viabilidad y mantenimiento del sistema público de pensiones.

En cuanto a la situación de la negociación colectiva en Asturias, el Comité analizó la situación de bloqueo en el que se encuentran los principales convenios de nuestra región, alguno de los cuales, como el convenio de Hostelería sin firmar desde el año 2011 que afecta a más de 20.000 trabajadores y trabajadoras, otros como el convenio de metal, el del sector de construcción que afectan a más de 38.000 trabajadores de forma directa entre ambos, el de comercio en general con más de 15.000 afectados, limpieza de edificios y locales a más de 10.000 trabajadores y minoristas de alimentación con más de 9.000 trabajadores afectados.

Por eso, UGT Asturias anima a la participación en la manifestación del próximo sábado día 16 de Junio en Gijón bajo el lema TIEMPO DE GANAR, AHORA TE TOCA RECUPERAR DERECHOS.

Asimismo, el Comité analizó, valoró y aprobó el Plan de Trabajo presentado por la Comisión Ejecutiva, que se basa en 5 pilares principales para la organización durante el año 2018: crecer y extender el sindicato al servicio de los trabajadores y trabajadoras, fortalecer a la organización, la negociación colectiva y la defensa de un nuevo modelo de sociedad.

Además, se acordó que debe de ser primordial extender el sindicato a todos los centros de trabajo y crecer en afiliación y representación. Debemos de trabajar en mecanismos que ayuden a fidelizar a nuestros afiliados y afiliadas. Será tarea primordial en seguir siendo la primera fuerza sindical en Asturias y que el resultado neto de altas y bajas sea en positivo.

Por último, se informó de la situación del Acuerdo de Concertación de Asturias ACESS 2016/2019 que desde su firma en Mayo del 2016 se han venido impulsado y poniendo en marcha diferentes medidas del acuerdo. El comité pone en valor el acuerdo, aunque es cierto que durante el 2018 debido a la prórroga presupuestaria no se han puesto en marcha las medidas contempladas en el mismo de forma inmediata por lo que es necesario agilizarlas inmediatamente con el fin de que repercutan en la sociedad asturiana.

Una de las medidas estrella de este acuerdo era la incorporación de cláusulas sociolaborales a los pliegos de condiciones de contratación, lo que conlleva que se aplique el convenio colectivo del sector en su totalidad como cláusula obligatoria así como una serie de recomendaciones en materia de calidad y estabilidad en el empleo, medio ambiente, igualdad, salud laboral por lo que ya no existirá el único criterio que hasta este momento era el precio en la adjudicación de los contratos.

Es necesario que todas las medidas destinadas a jóvenes, desempleados, mayores de 45 años, entidades locales, centros especiales de empleo, víctimas de violencia de género, formación…etc que se gestionan a través del Servicio Público de Empleo se pongan a disposición de los asturianos y asturianas de forma inmediata.

Se destacó también el consenso al cual se llegó en el Plan Regional de Vivienda 2018/2021 y se pide celeridad a su tramitación y puesta en marcha de las medidas contempladas en el mismo.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

siete + dieciseis =