Hemos abandonado la línea roja de los 100.000 parados, aún así son inadmisibles los 95.348 actuales.||Baja el paro y el avance de la contratación y la afiliación a la Seguridad Social parecen afianzar un cambio de tendencia, pero el desempleo sigue castigando a los más jóvenes.

El de junio es el sexto mes consecutivo en que se produce una caída en el número de parados de 7.430 personas en términos interanuales, que afecta a todos los sectores de la actividad productiva (agricultura, industria, construcción y servicios) con la excepción del colectivo de demandantes de primer empleo, integrado mayoritariamente por jóvenes.

En este apartado, los parados que buscan su primer empleo se han incrementado el 7,2% (555 personas) en el último año. Esta circunstancia, obviamente, exige profundizar en las medidas de formación para el empleo, formación profesional en general y en especial la dual para mejorar la empleabilidad de los más jóvenes.

En cuanto a la contratación, se produce un incremento en los contratos indefinidos, pese a lo cual la nota dominante sigue siendo una excesiva temporalidad. La muestra la tenemos en que el 94% de los contratos realizados en el mes anterior fue de carácter temporal.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, los datos reflejan un incremento interanual, de forma que parece afianzarse el proceso de creación de empleo. No obstante, se trata de un empleo temporal y precario donde cada vez más se percibe el dominio de fórmulas de contratación a tiempo parcial de carácter involuntario.

Finalmente, no es asumible la baja tasa de cobertura para desempleados ya que casi el 50% de los parados no tienen ningún tipo de prestación, más de 45.000 personas. Hemos abandonado la línea roja de los 100.000 parados, aún así son inadmisibles los 95.348 actuales. No podremos hablar de recuperación mientras no se cree empleo de calidad, se dignifiquen los salarios y se mantengan estos altos niveles de desempleo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

tres + 20 =