A pesar de la reducción del paro hay un volumen importante de desempleo estructural como se aprecia en el elevado peso que tiene el paro de larga duración, donde el 55% de los desempleados lleva más de un año buscando empleo. Esta prolongación en situaciones de desempleo hace que se vayan agotando las prestaciones por desempleo y a día de hoy el 53% de los parados ya no tiene derecho a prestación.

El mes de julio arroja un nuevo descenso del paro y continúa la senda descendente que comenzó en el año 2014. En términos interanuales cae un 6,7% (4.851 parados menos), ligeramente por encima de la media  nacional donde retrocede un 6%, y deja la cifra de desempleo en 67.992 parados. Por sectores, todos registran caídas del paro destacando la construcción con el mayor descenso (16,2%). Esta caída del desempleo no se ve correspondida con el crecimiento en la afiliación, que prácticamente se mantiene con una ligera subida del 0,7% frente al 3% que aumenta en el conjunto del país, y se debe en parte a la pérdida de población activa que se viene produciendo en nuestra región según los datos de la última EPA 

A pesar de que el paro se reduce conviene destacar que esta caída viene provocada por la campaña estival lo que pone de manifiesto el carácter estacional del empleo, como se refleja en los datos de temporalidad donde el 93% de los contratos registrados en el mes de julio son temporales lo que sitúa la ratio en un contrato indefinido por cada 13 temporales. La tasa de cobertura continúa descendiendo y a día de hoy más del 54% de los parados en Asturias ya no cobra prestación, por lo que deben reforzarse los mecanismos de protección social para atender las necesidades de este colectivo y derogar los cambios impuestos por el Partido Popular en las prestaciones por desempleo que supusieron un endurecimiento de las condiciones.

Las diferencias de género continúan ampliándose y así los hombres muestran un mejor comportamiento frente al desempleo con una caída del 8,5% frente al 5,2% entre las mujeres.

El Plan Director por el Empleo Digno aprobado recientemente por el Gobierno, para luchar contra la temporalidad y la contratación a tiempo parcial injustificadas, y tan predominantes en este periodo estival, para que sea eficaz debe ser dotado de recursos económicos y humanos suficientes. Desde la UGT continuamos demandando un plan de choque para el empleo, enmarcado en el diálogo social, con el objetivo de mejorar la calidad del empleo y mejorar la inserción laboral de los desempleados, especialmente los colectivos con mayores dificultades (jóvenes, mayores de 45 años, mujeres…). Asimismo,  somos conscientes de que la calidad del empleo no mejorará hasta que no se deroguen las reformas laborales, especialmente la de 2012, que están provocando una fuerte precarización del empleo y se dote de más recursos a la Inspección de Trabajo. En el ámbito de la negociación colectiva esperamos que la patronal sea coherente y cumpla los compromisos recogidos en el recién firmado AENC en el que se recoge una subida fija en torno al 2% y otra variable del 1%, estas subidas son proporcionadas ya que la fija se sitúa por debajo del IPC que se cifra en el 2,3%.

No hay comentarios

Dejar respuesta

17 − cuatro =