El mes de mayo arroja datos positivos con un descenso interanual del paro registrado del 8,3% (en torno a 7.100 parados menos), si bien lejos de la caída registrada en España (11,1%) y destacando como el tercer menor retroceso del país tras Castilla La Mancha y Canarias.

Por sectores, el paro retrocede en todos si bien esta caída es especialmente intensa en términos relativos en la construcción y en la industria. Cabe destacar que los datos reflejan un marcado carácter estacional, ya que de la reducción del desempleo más de la mitad se concentra en el sector servicios (58,4%).

Este descenso del paro se acompaña de un aumento en la afiliación a la Seguridad Social (2,1% y 7.252 afiliados más que hace un año), incremento inferior a la media nacional (3,9%).

A pesar del descenso del paro y el aumento de la afiliación lamentablemente una vez más hay que hacer una llamada de atención sobre la mala calidad del empleo creado. Lo que se aprecia en el hecho de que el 93,1% de los contratos registrados en el mes de mayo son temporales, lo que arroja una ratio de 1 contrato indefinido por cada 13 temporales. En definitiva se está produciendo una alarmante sustitución de empleo fijo por empleos temporales, precarios y de bajos salarios, lo que está disparando la pobreza y la desigualdad social a la vez que se está extendiendo la figura del trabajador pobre, persona que aún teniendo empleo tiene graves dificultades para llegar a fin de mes. La mala calidad no sólo afecta al empleo sino que también alcanza al desempleo, hasta el punto de que a día de hoy el 55% de los desempleados ya no cobra prestación. Estas circunstancias tienen graves repercusiones sociales y también económicas ya que resta competitividad a nuestra economía.

Ante esta alarmante precariedad laboral y la cada vez menor protección a los desempleados desde UGT exigimos la derogación de la reforma laboral, así como la puesta en marcha de un plan de choque por el empleo y de la prestación de ingresos mínimos. En el ámbito de la negociación colectiva insistimos en la necesidad de llegar acuerdos en la subida salarial para este año que permitan que los salarios recuperen el poder adquisitivo perdido y así se reactive el consumo.

A nivel regional es necesario poner en marcha medidas de fomento del empleo recogidas en el acuerdo de concertación. Asimismo, debe ponerse el foco en los colectivos más vulnerables como los jóvenes, mayores de 45 años y las mujeres. Éstas últimas sufren una doble discriminación, mayor dificultad en el acceso al empleo y una brecha salarial, situación que no es admisible en una sociedad avanzada.
En definitiva es necesario repartir de manera homogénea el crecimiento para que llegue a trabajadores y ciudadanos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Nueve + dieciseis =