64590902 - unrecognizable mass of people walking in the city

El segundo trimestre del año 2018 continúa arrojando datos negativos, con una importante pérdida de activos, una destrucción de empleo y un leve descenso del paro.

La ocupación desciende en 6.700 ocupados en términos interanuales (1,7%) y destaca con la única caída del país. El paro presenta un retroceso de 700 desempleados (1,1%) y la población activa se contrae en 7.400 activos, con lo que la tasa de actividad desciende hasta el 50,8% (8 puntos por debajo de la española y la más baja del país).

Los datos reflejan cómo las diferencias de género continúan ampliándose siendo las mujeres donde se concentra el aumento del paro, mientras que entre los hombres se reduce, a lo que se une una mayor destrucción de empleo. Los datos de paro dejan una realidad preocupante con un elevado paro estructural de manera que aunque el paro de larga duración desciende (5.900 parados menos) más de la mitad (52%) lleva más de un año en el desempleo y el 39% dos años o más, lo que significa que sigue cayendo la cobertura frente al desempleo.

La temporalidad continúa avanzando imparable y se sitúa en el 25,8%, lo que implica que uno de cada cuatro asalariados tiene con contrato temporal. A lo que se añade el crecimiento de la parcialidad de manera que el empleo a tiempo completo se reduce un 2,3%, frente al de tiempo parcial que sube un 2,4%.

A la vista de los datos se demuestra no sólo la debilidad del mercado laboral para crear empleo, sino que la calidad de éste continúa deteriorándose; con fuerte predominio de empleos temporales y parciales, consolidación de las diferencias de género, unos niveles de paro juvenil muy elevados y una fuerte fuga de activos. Ante este escenario, en UGT seguimos reivindicando la necesidad de crear empleo estable y de calidad y que los salarios recuperen poder de compra. En este sentido hacemos un llamamiento a la patronal para que aplique los compromisos recogidos en el recién firmado AENC, con subidas salariales en torno al 3% y la exigencia de que los convenios recojan salarios mínimos de 1.000 euros mensuales.

En UGT creemos necesaria la celeridad en la puesta en marcha de las medidas anunciadas por el Gobierno de la Nación como el plan director de lucha contra la explotación laboral y el de lucha contra el desempleo juvenil. Asimismo y de cara a la elaboración de los Presupuestos Generales para el próximo año es fundamental que en ellos se haga una apuesta clara por las políticas activas de empleo y un refuerzo de la protección social.

No hay comentarios

Dejar respuesta

2 × cuatro =