Dos reconocidos periodistas de nuestro país, José María Izquierdo (El Ojo Izquierdo) y Montserrat Boix (TVE), con la ayuda de Ana Valverde (TPA), intervinieron en la primera mesa redonda de la tarde del miércoles para tratar de desentrañar el papel de los medios de comunicación en los logros sociales en una de las sesiones más esperadas de la Escuela Internacional de Verano MFFL.

El panorama, con alguna luz al final del túnel, no pinta en su opinión demasiado halagüeño, por la atomización de fuentes, el enorme ruido mediático y el cambio drástico que ha introducido en la estructura de la propia comunicación social la irrupción de internet y las redes sociales.

José María Izquierdo, en contraposición con la actual, recordó la época del posfranquismo, que definió como “un lujo apasionante” porque “los medios eran parte integrante de las fuerzas impulsoras de la transformación”. Todo eran conquistas sociales (nuevos derechos, como el de huelga; amnistía para los presos políticos…) y los medios empujaban y los celebraban. A estos cambios sociales respondió la derecha “en una reacción perfectamente orquestada” con la creación de nuevas cabeceras y el control de las televisiones privadas que, en palabras de Izquierdo fueron regaladas por  Felipe González “a la derecha más reaccionaria” en una operación “que se puede hacer peor, pero no es fácil”.

Hoy, según el veterano periodista, la sociedad es poliédrica, y los cambios sociales han explotado en todas las direcciones, hay nuevos retos sociales, como la transexualidad o los falsos autónomos, y ello en un panorama en el que coexisten los medios de toda la vida “débiles, desnortados y en busca de su lugar en el mundo” y los nuevos medios digitales, algunos con proyectos interesantes pero con tal escasez de recursos que no son viables.

Izquierdo planteó también el fenómeno que denomina Infobesidad, el actual exceso de información -caos- y enmarcó el papel de los periodistas precisamente en “adelgazar esa infobesidad”.

En su turno, Montserrat Boix hizo un llamamiento a volver a la ética del periodismo y destacó la importancia de que los profesionales de la información sepan jerarquizar la información. También señaló la necesidad de que la información se organice desde la defensa de los derechos de las mujeres, algo que considera una cuestión estructural. Para ella, en este ámbito, resulta destacable que últimamente, tanto en El País, con Soledad Gallego-Díaz como directora, como en TVE, con Rosa María Mateo en la presidencia y Begoña Alegría en informativos, por fin sean las mujeres las que hayan decidido estar en primera línea. Boix aprovechó la ocasión para reivindicar un plan de igualdad en la televisión pública asturiana.

Seguidamente se celebro la mesa redonda sobre Las conquistas sociales desde un punto de vista cultural, a cargo de Carmen Adams, profesora de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo, y Karin Ohlenschläger, directora de actividades de Laboral Centro de Arte.

No hay comentarios

Dejar respuesta

12 − cuatro =