La Encuesta de Condiciones de Vida de 2015 (ECV) publicada ayer por el INE constata un nuevo retroceso en las condiciones de vida y un incremento de las desigualdades y la pobreza. Todo ello producto de las recetas de austeridad y ajuste practicadas ante la crisis y de medidas como la reforma laboral que han traído consigo un deterioro sin precedentes en las condiciones laborales y salariales de los trabajadores.
Así, la renta media de la que disponen los hogares en Asturias se eleva en 25.909 euros, esto supone una subida interanual del 1,1%, tras cinco años de descenso continuado, si bien lejos de los niveles existentes al inicio de la crisis (29.473 euros en 2008) respecto a los cuales arroja una caída del 12,1%.
Especialmente preocupante es la evolución de la tasa de pobreza con un nuevo incremento que la sitúa en el 24,2%, 8 décimas porcentuales más que en 2014 y en torno a los 5 puntos por encima del inicio de la crisis.
Si bien la tasa asturiana continúa situándose por debajo de la nacional que alcanza los 28,6% en 2015. Reflejo, en parte, de la efectividad que algunas medidas regionales como el salario social están mostrando a la hora de actuar como último soporte o red de protección para las personas más vulnerables.
Dificultades para llegar a fin de mes
En cuanto a la dificultad de los hogares asturianos para llegar a fin de mes se observa un empeoramiento generalizado, de forma que el 8% llega con mucha dificultad (3,2 puntos más que en 2008), el 21,3% con dificultad (12 puntos más que en 2008) y 1 de 4 hogares llega con cierta dificultad (4,2 puntos menos que en 2008). Cabe destacar como el mayor incremento respecto al año anterior (2014) se concentra en torno al porcentaje de los hogares que llegan con mucha dificultad que casi se duplica, al pasar del 4,6% al 8%. Indicador de que la pobreza, las desigualdades y la exclusión social afectan a un número creciente de personas.
Toda esta dramática situación se materializa en una mayor y más generalizada carencia material de los hogares, donde los datos de la Encuesta no arroja datos más esperanzadores. Así, el 36,1% de los hogares asturianos no puede permitirse una semana de vacaciones al año (30,2% en 2008). El número de hogares que no puede permitirse carne, pollo o pesado al menos cada 2 días se multiplica casi por 5, hasta el 5,2% (1,1% en 2008). El número de hogares que no puede mantener su vivienda a una temperatura adecuada aumenta en más del triple hasta el 13,9% (4,2% en 2008) y 3 de cada 10 hogares no pueden afrontar gastos imprevistos (22,4% en 2008).
Ni que decir tienen las inadmisibles repercusiones que todo ello tiene en la salud, educación, futuro y desarrollo de la población infantil.
Impulsar el empleo de calidad y los salarios
Con todo y ante este panorama social, desde UGT Asturias apostamos por impulsar el empleo de calidad y los salarios, como palancas de crecimiento económico y para hacer frente a una pobreza creciente.
Asimismo hacemos una llamada a la sensibilidad y al diálogo en el ámbito político de cara a los próximos comicios electorales para dar respuestas inmediata y contundente a esta situación de pobreza y deterioro de las condiciones de vida de los ciudadanos.
Por su parte, y en el ámbito regional, es preciso poner en marcha las medidas que en el ámbito de la reciente Concertación Regional hemos acordado los agentes sociales y el Gobierno Regional en materia de mejora del empleo y de la cohesión y protección social.

No hay comentarios

Dejar respuesta

1 × cinco =